Arara vermelha en Bonito Brasil

11 animales curiosos que fotografiamos en Bonito

La fauna fue una parte esencial de nuestro viaje y uno de los motivos que nos hizo escoger Bonito, en Brasil, como destino. Como ya indicamos en nuestra página Quiénes somos, nos consideramos grandes amantes de los animales y fervientes defensores de su conservación, por lo que ver todo tipo de animales en su hábitat natural era una oportunidad que no quisimos dejar escapar.

De todos es sabido que la observación de fauna salvaje depende de muchos factores, entre los que juega un papel fundamental la suerte. Por mucho que queramos, los animales en estado salvaje no son fáciles de ver. A pesar de no haber podido ver todas las especies que teníamos en mente encontrar, sí tuvimos la suerte de cruzarnos con gran cantidad de animales. Aquí os enseñamos algunos de los que pudimos ver (y fotografiar).

Oso hormiguero gigante

tamandua-bebe

Es la especie de oso hormiguero más grande que existe. Se caracteriza por su larguísimo hocico y su lengua, que utiliza para atrapar insectos. También llama la atención por su enorme cola peluda. Presenta unos patrones de color grisáceos, blancos y negros, con tonos dorados. Es sorprendentemente grande, y a pesar de parecer algo torpe, es capaz de desplazarse con bastante rapidez. Durante nuestro viaje tuvimos la suerte de toparnos con varios ejemplares, uno de ellos una hembra que transportaba a su cría sobre su espalda (si os fijáis en la foto anterior podréis verla). Actualmente está considerada una especie amenazada debido a factores como la destrucción de su hábitat y la caza ilegal.

Coatí de cola anillada

coati

El coatí está ampliamente extendido por las selvas de Sudamérica. Viven en grupos numerosos, por lo que es habitual encontrarse con varios juntos. Comen un poco de todo: fruta, aves, insectos… Son animales muy curiosos, que a menudo se acercan a los humanos para intentar robarles algo de comida. Son rápidos y ágiles. A pesar de su aspecto simpático no se deben intentar tocar, pues es muy probable que nos ganemos un mordisco, con las consecuencias que esto podría acarrear. Otro lugar en el que nos encontramos gran cantidad de estos animalitos fue en las cataratas de Iguazú.

Pecarí de collar

porco do mato

Este animal que recuerda a nuestro jabalí está ampliamente extendido desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de Argentina. Es notablemente más pequeño que el jabalí, y presenta un color grisáceo con un collar blanquecino alrededor del cuello. Su pelaje es áspero. Viven en grupos y su alimentación es variada dependiendo de la región en la que habiten. Son presas de grandes depredadores como el jaguar o el puma.

Guacamayo rojo

arara_

Estos guacamayos llaman la atención por sus espectaculares colores. Suelen vivir emparejados y emiten un estridente sonido que resuena a su paso sobre los árboles. Este animal despliega su máxima belleza cuando vuela en bandadas en libertad. Se distribuye ampliamente por los bosques de Sudamérica en países como Brasil y Argentina. Instala sus nidos en cavidades en los árboles y en huecos en paredes rocosas.

Corzuela

veado

Este pequeño ciervo se oculta generalmente entre la vegetación de zonas boscosas, por lo que es difícil de distinguir. Presenta una tonalidad parda que puede variar según los individuos. Se alimenta generalmente de frutos y hojas. Sus mayores amenazas son la caza y la desaparición de su entorno.

Caimán

caiman

Cuando están en el agua son extremadamente difíciles de ver, ya que solamente muestran sus orificios nasales y sus ojos por encima de la superficie del agua, dejando el resto sumergido. En otras ocasiones es posible verlo tomando el sol en la orilla de ríos y pantanos. A menudo pasan desapercibidos ya que por su color y su forma son confundidos con troncos de árboles sumergidos. Su tamaño puede ser muy variable, y su alimentación depende también del tamaño del individuo. Suelen ser confundidos con los cocodrilos, a pesar de que presentan variadas diferencias morfológicas.

Seriema de patas rojas

siriema

Se trata de un ave terrestre de tamaño mediano y largas patas. Tienen una pequeña cresta en la base del pico, entre los ojos. Su alimentación se basa en lagartos, insectos, e incluso se atreven con las serpientes. Son pájaros que si se ven amenazados pueden llegar a atacar, por lo que no es muy recomendable acercarse a ellos.

Anfisbena

cobra-cega

Es un reptil escamado al que suelen llamar cobra cega, pero a pesar del nombre común que le dan no está clasificada en el grupo de las serpientes. Su aspecto es más como el de una gran lombriz. Su nombre común se debe a sus pequeños ojos atrofiados y cubiertos de escamas. Su forma de moverse no se parece a los movimientos circulares habituales de las serpientes, sino que pliegan y despliegan su piel, avanzando en línea recta. También la llaman cobra de duas cabeças, debido al hecho de que su cola y su cabeza tienen el mismo aspecto redondeado.

Mono capuchino

macaco_prego

Este simpático mono a menudo se acerca a los humanos para intentar robarles algo de comida, por lo que no es aconsejable dejar mochilas abiertas a su alcance, ya que no es la primera vez que sustraen móviles u otros objetos pensando que se los podrían comer. Son monos pequeños que trepan con facilidad ayudados por su cola. Su pelaje es dorado con un mechón negro en lo alto de la cabeza. Son inteligentes y observadores, con una mirada atenta que no pasa desapercibida. Están ampliamente extendidos por el territorio brasileño.

Lechuzón de anteojos

murucututu

Esta enorme ave puede llegar a medir 50 centímetros. El dibujo blanco alrededor de sus ojos es el que le da nombre. Presenta un color pardo casi negro y un vientre más claro. Al ser un ave nocturna resulta difícil de ver durante el día, ya que descansa disimulada entre las hojas de los árboles. Al caer la noche caza para alimentarse.

Gualacate

tatu

Este armadillo llama la atención por la presencia de gruesos pelos separados sobre su coraza. Tiene un color pardo amarillento o rojizo. Sus ojos son pequeños y tiene un aspecto escamoso. Es un animal omnívoro que usa sus fuertes patas para excavar a la hora de buscar alimentos o refugiarse. Son generalmente animales solitarios.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad