Paisaje de Sídney

Cómo organizar un viaje a Australia

Tras varias idas y venidas, al final lo tuvimos claro: ¡era el momento de cruzar el planeta y ver lo que había al otro lado! Hacer un viaje a Australia no es precisamente barato, y además hacen falta muchos días para poder ver lo máximo posible, por lo que es importante organizarlo todo bien con antelación. Organizar un viaje de tales dimensiones no es fácil y lleva tiempo, por lo que en este post vamos a contaros cómo lo hicimos nosotros, por si os es de utilidad. Cada maestrillo tiene su librillo, y no quiere decir que nuestro método sea el mejor ni que valga para todo el mundo, pero tal vez sí que ayude a los que estén más perdidos. ¿Estáis listos? ¡Pues vamos allá!

Cuándo viajar a Australia (y cuántos días)

Lo primero para organizar un viaje a Australia es saber cuántos días tenemos disponibles para poder organizar una ruta acorde a nuestras posibilidades. Australia es gigantesca, por lo que difícilmente se podrá recorrer todo el país durante unas vacaciones normales y corrientes. Nosotros contábamos solamente con 18 días, que son, por desgracia, muy pocos para un país semejante, teniendo en cuenta además los días que se pierden con los vuelos de ida y vuelta. Por esta razón, tuvimos que descartar lugares y centrarnos en zonas concretas para nuestra visita.

Otra cosa que se debe tener muy en cuenta es la época del año en la que se viaja a Australia. Hay que recordar que en Australia el invierno y el verano están a la inversa que en España, y además las épocas de lluvia no coinciden con lo que nosotros conocemos, por lo que unos meses son mejores que otros según qué zona se quiere visitar. Nosotros pasamos de temperaturas veraniegas en Cairns a tener frío de gorro y bufanda en Melbourne, para que os hagáis una idea. También hay que tener en cuenta detalles un poco más “exóticos”, como si es época de medusas o no, si va a hacer viento o si es buen momento para ver este o aquel animal.

Una ballena jorobada cerca de Port Douglas
Las ballenas jorobadas no están en Queensland durante todo el año

Teniendo en cuenta los días con los que contábamos y la época del año, decidimos que nuestra mejor opción era recorrer la costa oriental de Australia y parte del sur, siendo nuestro punto más al norte la región de Cairns y nuestro punto más al sur la zona de Melbourne y la Great Ocean Road. Puede parecer una zona muy restringida, ya que se deja sin visitar todo el centro y el oeste del país, pero os aseguramos que en realidad es una región gigantesca y harían falta mucho más que 18 días para recorrerla por completo.

Vuelos a Australia

Del mismo modo, debido a las grandes distancias, para nosotros la mejor opción fue entrar en el país por una ciudad y salir por otra, para aprovechar al máximo los días disponibles. En estos casos, también es importante comprobar si sale más barato hacerlo todo desde el mismo aeropuerto o hacer como nosotros, o si conviene comprar los vuelos con una o con varias compañías.

Con respecto a los desplazamientos internos, la gente que tiene mucho tiempo para viajar suele realizar fantásticos “road trips” por Australia, ya que los paisajes son espectaculares e ideales para viajes en caravana o similar. Si, como fue nuestro caso, el tiempo escasea, la mejor manera de hacer un viaje a Australia y recorrer las grandes distancias australianas es el avión, puesto que los vuelos internos no son excesivamente caros y, aunque es muy contaminante, se puede compensar la huella de carbono de los vuelos mediante donaciones a organizaciones que trabajen por el medio ambiente o que planten árboles. Nosotros realizamos tres vuelos internos en total, y para decidir nuestra ruta definitiva fuimos probando las distintas combinaciones de vuelos para comprobar cuál nos salía más barata y tenía mejores horarios.

Vista nocturna de Melbourne
Melbourne, la última ciudad que visitamos

La ruta por Australia

Cuando hay tantas cosas que ver, es muy complicado decidir cuáles dejar atrás. Antes de cerrar el plan, es muy recomendable consultar muchas fuentes de información como guías, blog de viajes y páginas de turismo para asegurarnos que no nos dejamos nada fundamental en el tintero (sé de alguno que se tiró de los pelos tras regresar de un viaje, cuando le preguntaron si había visto esto y lo otro y comprobó que no se había informado lo suficiente antes de organizarse).

Es evidente que todo no se puede ver, pero decidir cuáles son los must del viaje por adelantado ayuda a organizarse mejor. Nuestra técnica suele ser decidir los imprescindibles y situarlos en la agenda, para a continuación ver qué más se puede encajar en esa región y en el tiempo que queda libre. A nosotros nos resulta muy útil hacer un planning en una hoja de cálculo, dividiendo las jornadas en mañana, tarde y noche, e indicando dónde dormiremos cada día y a qué hora son los vuelos, de forma que tenemos acceso a los huecos libres de una manera muy visual. Puede resultar un poco engorroso al principio, pero para nosotros es práctico ir colocando actividades en cada hueco vacío.

Si queréis empezar a investigar sobre lo que se puede visitar durante un viaje a Australia, os recomendamos que consultéis las siguientes páginas web sobre turismo en el país:

Y si queréis conocer la ruta que hicimos nosotros, podéis verla en nuestro post sobre Australia en 15 días.

Descenso a Erskine Falls
En Australia hay rutas para todos los gustos

El papeleo para viajar a Australia

Sin duda, la parte más tediosa de organizar un viaje es reunir todos los papeles necesarios para el país en concreto. En el caso del viaje a Australia, nosotros (españoles) necesitamos tener un pasaporte con validez mínima de seis meses, un visado y el permiso de conducir internacional. Los requisitos pueden cambiar en el tiempo, por lo que siempre es muy importante consultar con antelación suficiente si ha habido algún cambio. Nosotros siempre consultamos la página del Ministerio de Asuntos Exteriores para conocer los requisitos actuales de cada país.

Visado para Australia

En nuestro caso, solicitamos un visado gratuito llamado e-Visitor (subclass 651). Este visado permite hacer turismo en Australia durante tres meses. En caso de querer trabajar o quedarse más tiempo, hay otros tipos de visado que se pueden solicitar. En esta página web de inmigración en Australia informan de los tipos de visado y de lo que hay que hacer para solicitarlos. Hay que registrarse en la página web, crear un perfil y dar ciertos datos como dirección, nacionalidad y si se tienen o no antecedentes penales. A nosotros nos lo concedieron de forma casi instantánea.

Alquilar coche en Australia

Se conduce por la izquierda (nosotros cogimos vehículos automáticos para tener una cosa menos de la que preocuparnos). Hace falta permiso de conducir internacional, ya que el permiso de conducir español no está en inglés. Al alquilar, hay que leer bien el contrato para ver si incluye pistas de tierra (muy habituales en Australia) y subir el vehículo a ferris (cosa que nosotros tuvimos que hacer). Algunas de las pistas de tierra no tienen alternativa, como los accesos a algunos campings. También hay que tener en cuenta si incluye lunas, bajos, ruedas, etc. Otro punto a tener en cuenta es si tiene o no dispositivo de telepeaje.

Los australianos, por lo general, siguen las normas, aunque nos pareció que, en general, conducen de forma bastante agresiva. Por la noche, todos llevan unas luces potentísimas, sobre todo los vehículos tipo camioneta, debido a los animales que se te pueden cruzar en la carretera, por lo que deslumbran bastante. Eso sí: como conduzcas muy despacio, te ganarás unos buenos bocinazos. Conducir por las ciudades es bastante locura. El tráfico es muy intenso, y en ocasiones te puedes encontrar con señales confusas. Nos pasó en Melbourne, donde conducir tiene dificultad añadida por la presencia de tranvías y por los giros en avenidas enormes.

Raquel y Tomás en la Great Ocean Road
Las rutas en coche son una buena opción para un viaje a Australia

Seguro de viaje para Australia

Es más que recomendable. A la hora de escogerlo es importante tener en cuenta si incluye o no deportes de aventura, porque, en muchas ocasiones, ciertas actividades como el senderismo están consideradas como tal. El buceo de superficie o esnórquel también se considera deporte de aventura.

Aeropuertos nacionales australianos

En Australia los controles de seguridad son bastante rigurosos. En una ocasión tuve incluso un pequeño problema con un encargado porque no me quería dejar pasar un bote porque, según él, no sabía lo que era (era espuma para el pelo). Los productos que no estén en inglés, recomendamos llevarlos en el equipaje de bodega, aunque tengan el tamaño reglamentario.

Con respecto al equipaje, la mayoría de las empresas nacionales solo permiten llevar 20 kilos en bodega y 7 kilos como equipaje de mano, incluidos los bolsos, y si te pasas de peso te hacen pagar una fortuna. La otra opción es pagar para poder llevar 12 kilos como equipaje de mano. Y sí, pesan las maletas y los bolsos de mano, por lo que hay que cumplir. En los puestos de facturación electrónica del aeropuerto suelen tener básculas para que compruebes que no te pasas de peso. Nosotros tuvimos que hacer auténticos malabarismos con la ropa en las entradas de los aeropuertos, al no tener dónde pesar con antelación.

Los servicios varían de un aeropuerto a otro. Por poner un ejemplo, en la terminal nacional de Sídney no había dónde comer sin haber pasado antes el control de seguridad. En Melbourne, en la zona internacional de la terminal 2, había incluso ducha. Recomendamos consultar las opciones que ofrece cada aeropuerto por adelantado.

Teléfono: comprar una SIM australiana

Recomendamos encarecidamente hacerse con una tarjeta SIM australiana. Casi todas las excursiones que contratamos solicitaban llamadas el día anterior para confirmar horarios, o enviaban SMS avisando de que se habían producido cambios y había que llamar para comprobar las nuevas instrucciones. Tener una SIM con datos permite también contar con un GPS, que nunca viene mal. Las tarjetas SIM se pueden adquirir en los supermercados, por ejemplo, con una variedad de precios.

Ferri de Daintree
En lugares remotos, como Daintree, no siempre hay cobertura móvil

Comida

Australia es cara, y la comida no es una excepción. En muchas ocasiones, nosotros adquirimos la comida en el supermercado, para no tener que recurrir a restaurantes. Muchos grandes supermercados, como los COLES, abren todos los días de la semana, con horarios que van de 6 o 7 de la mañana a 9 o 10 de la noche. El problema se presenta en los pueblos pequeños, que no tienen tantas opciones.

Para desayunar, en las grandes ciudades australianas se estila el café para llevar, y tienen muy integrada la costumbre del brunch (desayuno-almuerzo). No esperéis encontraros hamburguesas de canguro y cocodrilo por todas partes. En su lugar encontraréis platos más prosaicos como el fish-and-chips. A cualquiera que le preguntes, te recomendará que pruebes el barramundi. Se come y cena antes que en España.

Qué llevar a un viaje a Australia

Según la región a la que vayas, tendrás que llevar ropa de abrigo o bañador. Algunos de los básicos que no deben faltar en la maleta son los siguientes:

  • Repelente
  • Crema solar biodegradable
  • Sombrero
  • Medicamentos básicos
  • Adaptador para enchufes
  • Linterna
  • Trípode
  • Tubo de snorkel y máscara
  • Ropa con protección solar
  • Chubasquero

Podríamos escribir mil cosas más, pero estas son las que nos parecieron indispensables para empezar a organizar el viaje a Australia. ¿Se os ocurre alguna otra? ¡Podéis aportar vuestras experiencias!

También puede gustarte...

2 Comentarios

  1. Audrey dice:

    Y al final probaron la carne de canguro? y el barramundi?

    1. Pues la carne de canguro sí, en una pequeña hamburguesería de Daintree en la que hacían hamburguesas de canguro y cocodrilo. El barramundi finalmente no 🙁 Tenemos que volver para probarlo 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad