jardín botánico de Gotemburgo

Gotemburgo: un paseo por la naturaleza

La segunda ciudad más grande de Suecia ofrece mucho más que monumentos y cultura. Gotemburgo es también un lugar ideal para los amantes de la naturaleza, gracias a sus enormes parques y a su privilegiado entorno en la costa del país. Slottsskogen, la Sociedad de Horticultura de Gotemburgo o el archipiélago de Gotemburgo son opciones ideales para disfrutar del lado más verde de Suecia.

Llegamos a Gotemburgo en tren tras nuestra primera parada en Malmö, de la que ya os hablamos en el post anterior. El camino en tren es muy interesante puesto que ofrece unas vistas privilegiadas de la costa de Dinamarca, al otro lado del estrecho de Øresund, y permite también vislumbrar perfectamente el castillo de Kronborg en Dinamarca, justo enfrente de la ciudad de Helsingborg, el punto más cercano a Dinamarca en Suecia.

Una vez llegados a Gotemburgo nos pusimos manos a la obra para visitar lo máximo posible. Nuestra cuñada/hermana, que estaba viviendo allí, nos ayudó a sacarle el máximo partido. Como sabía que nos encanta la naturaleza, aprovechó nuestra visita para enseñarnos los lugares naturales más destacados de la ciudad. En este post vamos a hacer una recopilación de los mismos.

Paisajes naturales en Gotemburgo:

Slottsskogen

Este enorme parque en el centro de la ciudad de Gotemburgo es sin duda un lugar de reunión cuando hace buen tiempo. Es el lugar idóneo para pasear por los senderos, sentarse a charlar sobre la hierba o participar en alguno de los eventos que allí se celebran regularmente. Dentro del propio parque se sitúa el Slottskogens djurpark, un zoo gratuito donde están representados animales autóctonos de Suecia, como el gigantesco alce, ciervos o focas, o el Museo de Historia Natural, también con animales, aunque en esta ocasión disecados… Lo más destacado del museo es, tal vez, la sala de las ballenas, con una colosal ballena azul.

Alce en el parque en Gotemburgo

Jardín botánico de Gotemburgo

Una opción fantástica para los amantes de las flores. El propio jardín presenta en sus folletos informativos varias opciones de paseos según el tiempo que tengas. A nosotros nos llamaron particularmente la atención los invernaderos, con sus distintos ambientes, y el jardín Rocalla, con cascadas, cuevas y formaciones rocosas. Al fondo del jardín botánico se encuentra la verja de acceso al arboreto y la reserva natural de Änggårdsbergens, por donde se puede caminar por los senderos, disfrutar junto al lago y observar las bandadas de patos.

Invernadero del jardín botánico de Gotemburgo
Flor en el invernadero del jardín Botánico de Gotemburgo
Rana en el invernadero de Gotemburgo
Ranita en el invernadero del Jardín Botánico de Gotemburgo
Jardín Rocalla en el jardín botánico de Gotemburgo
Jardín Rocalla
Reserva natural Gotemburgo
Reserva natural de Änggårdsbergens

Archipiélago de Gotemburgo

Estas bonitas islas del mar del Norte son una buena opción para una excursión de un día. El archipiélago está dividido en dos grupos, el archipiélago del Norte y el archipiélago del Sur. Es posible acceder en línea de ferri regular, y el propio trayecto en barco ya merece la pena en sí mismo, puesto que va haciendo paradas en las distintas islas y ofrece la oportunidad de contemplar el bonito paisaje de cada una.

Archipiélago de Gotemburgo

Nosotros elegimos la isla de Vrångö, la isla situada más al sur del archipiélago. En la isla habitan alrededor de 380 personas durante todo el año, en un bonito pueblo. Esa además una reserva natural donde habitan multitud de aves marinas. Se puede recorrer la isla gracias a los senderos que la rodean hacia el norte y hacia el sur, disfrutando de sus playas y sus costas rocosas.

Pueblo en la isla de Vrango

El ferri que lleva hasta la isla forma parte del servicio de transportes de la ciudad, por lo que los billetes para varios días también son válidos para ir a las islas sin coste adicional. Antes de abandonar la isla, también podéis degustar un plato típico como el räksmörgås en la cafetería que está cerca del embarcadero.

Delsjön

Esta zona en plena naturaleza es estupenda para descansar, hacer pícnic, darse un baño en el lago Stora Delsjön, dar un paseo por la naturaleza junto a la orilla o simplemente sentarse en una de las plataformas de baño para disfrutar de la tranquilidad. Para llegar al lago solo hay que dar una pequeña caminata de 10 minutos desde la parada de tranvía más cercana.

Lago en Delsjon

Sociedad de Horticultura de Gotemburgo

Con el impronunciable nombre de Trädgårdföreningen escrito en la puerta, este bonito jardín botánico nos recibe cerca del centro. Aunque la Sociedad de Horticultura de Gotemburgo no es muy grande, resulta agradable pasear por los jardines y visitar el Palmhuset, un invernadero antiguo de estilo victoriano con estructura de hierro, donde nada más entrar se puede sentir el sofocante calor que emula el ambiente de los bosques tropicales.

Sociedad de horticultura de Gotemburgo

CONSEJOS PRÁCTICOS:

  • Gotemburgo tiene una fantástica red de transportes, por lo que la opción más aconsejable para moverse por la ciudad es adquirir un boleto con validez para varios días y así acceder con facilidad a todos los puntos de interés.
  • Aunque en este post solo os hemos hablado de los parajes naturales, Gotemburgo tiene mucho más que ofrecer. En el próximo post abordaremos la parte más cultural de la ciudad.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad