Marrakech: segundo día en Marruecos

Turismo en Marrakech: experiencias

✅ Consulta todos los posts de nuestra ruta por Marruecos:

Deambular por el zoco de Marrakech

Nuestro segundo día en Marrakech optamos por vivir la ciudad, más que fotografiar monumentos. Por ello, empezamos por deambular sin rumbo fijo en el Zoco. Para acceder al Zoco se hace desde la propia plaza Yemaa el Fna. A partir de ahí, las callejuelas laberínticas se entremezclan, y es fácil perder la orientación entre las tiendas de ropa, especias, farolillos, babuchas, souvenirs, alfarería orfebrería…

En el zoco se vende mediante regateo, por lo que el viajero poco acostumbrado puede verse algo abrumado. Yo no soy particularmente amiga de regatear en los bazares, pero Tomás sí lo disfruta, por lo que en estos casos suelo dejarle a él la tarea de las compras y yo observo desde la distancia.

Para pasear por el Zoco, al igual que por la plaza, ante todo es importante tener sentido común: estar siempre atentos a lo que nos rodea, no entrar por calles que no nos inspiren confianza y no aventurarnos por partes demasiado alejadas del bullicio.

zoco

Comer en un restaurante marroquí tradicional

A la hora de la comida elegimos un local lleno de lugareños que nos dio un muy buen precio y nos dejó examinar la comida que estaban preparando para ese día (el local era muy pequeño, apenas tres o cuatro mesas, y la comida la estaban preparando en unas enormes ollas en la calle, junto a la puerta de entrada). Al estar en un lugar tradicional, comimos de la misma forma que los que nos rodeaban: sin cubiertos, con las manos y ayudándonos con pan. No hace falta decir que fue una de las comidas más ricas que hicimos durante nuestro viaje por Marruecos.

comida marruecos

Conocer la Madrasa de Ben Youssef

Por la tarde, después de comer, también visitamos la Madrasa de Ben Youssef. Este edificio fue para nosotros uno de los más interesantes de Marrakech. Es el lugar donde antes numerosos alumnos estudiaban el Corán, y que actualmente abre sus puertas para que los visitantes puedan apreciar su hermosa estructura y su meticulosa decoración. El edificio se distribuye alrededor de un fantástico patio en el que hay una alberca que se puede ver desde las ventanas superiores.

madrassa

Disfrutar de un té en Yemaa el Fna

Para terminar el día, y ya que era nuestro último día en Marrakech, volvimos a la plaza Yemaa el Fna. Es recomendable subir a alguna de las terrazas de los cafés alrededor y observar el movimiento desde arriba, y además los precios no son demasiado caros. Lo mejor de estar arriba es que puedes observar a los transeúntes pasando desapercibido y sin que te intenten vender algo, cosa que en la plaza es bastante complicado.

La próxima semana contaremos cómo fue nuestra experiencia en el maravilloso desierto marroquí. Mientras tanto, podéis ver algunos consejos prácticos para visitar Marrakech en el post anterior.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración de tu navegador u obtener más información aquí.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar