Arrozales en las montañas de Sapa Vietnam

Qué ver en Vietnam en 15 días

Y así, sin darle muchas vueltas, la idea de viajar a Vietnam se nos metió en la cabeza y ya no pudimos sacarla. El país de Asia paraíso de los mochileros, Vietnam se ha convertido en los últimos años en el destino favorito de los que se lanzan a la aventura asiática. Auténtico, caótico, seguro y barato, es el lugar ideal para los que planean una ruta por Asia por primera vez.

Nosotros decidimos vivir nuestra aventura vietnamita después de escuchar historias increíbles en boca de amigos que ya habían estado. ¡Había tanto por ver! Dos semanas se nos antojaban pocas para descubrirlo todo, pero no teníamos opción de más, así que nos armamos de valor y trazamos una ruta intensísima en la que vivimos una auténtica borrachera de experiencias.

Si volviésemos atrás, tal vez lo haríamos de otro modo. Y no porque no nos gustase el viaje, sino porque nos dimos cuenta de que en Vietnam hay lugares que se deben saborear con calma, sin prisas ni agobios. Pequeñas joyas en las que uno siente que podría quedarse para siempre. ¿Cómo vivir todo eso en tan solo 15 días? Aquí os lo contamos.

Ruta por Vietnam en 15 días (y escapada a Camboya)

Día 1: Visita a la ciudad de Hanói

Templo lago Hanoi
Lago de Hanói

Llegamos a Hanói ese mismo día a las 8 de la mañana, cansados, con jet lag, pero con muchas ganas de vivir nuestra primera experiencia en Vietnam. Dejamos las maletas en el hotel y nos lanzamos a la calle. El lago Hoan Kiem, el barrio francés, el mausoleo de Ho Chi Minh, el Palacio Presidencial o el Templo de la Literatura fueron algunos de los lugares emblemáticos que visitamos. ¿Lo que más nos gustó de nuestra visita a la capital de Vietnam? Probar el café vietnamita con huevo en un local diminuto escondido tras unas escaleras, en el que lavaban los cacharros en una tina y había solo dos o tres mesitas. Fue una de las experiencias más auténticas de todo el viaje.

Días 2 y 3: Las montañas de Sapa

Homestay en Sapa Vietnam
Alojamiento en Sapa

Abandonamos Hanói muy temprano y nos dirigimos en autobús hasta las cercanas montañas de Sapa, con sus campos de arroz ondulantes envueltos en una neblina casi mística. Tras una gratificante caminata de unas cuatro horas que transitaba por aldeas como Lao chai o Giang Ta Chai, nos alojamos con una familia local en una casa junto al río, en medio de la naturaleza. La estancia se nos pasó entre risas, saboreando una cena casera deliciosa y charlando en el porche de entrada mientas nos rodeaba la noche oscura en las montañas.

Arrozales en las montañas de Sapa Vietnam
Los arrozales de Sapa

Al día siguiente visitamos la aldea de Cat Cat, donde se exponen artesanías locales y se representan bailes tradicionales. A continuación, tras deambular sin rumbo fijo por la aldea de Sapa, regresamos a Hanói, nuestro centro de operaciones para la visita al norte del país.

Día 4: Bahía de Ha-Long

Bahia de Halong Vietnam
Barcos en la bahía de Ha-Long

Esta maravilla natural suele encabezar las listas de lugares imprescindibles de cualquier viaje a Vietnam. Aunque es posible pasar la noche a bordo de alguno de los cruceros que surcan las aguas, nosotros elegimos ir y volver en el mismo día. Los barcos navegan entre imponentes formaciones rocosas que van modelando el paisaje a medida que se avanza por la bahía. Definitivamente, para no perdérselo.

Día 5: Visita a Tam Coc

Barco en Tam Coc Vietnam
Mujer remando en Tam Coc

A la zona de Tam Coc la llaman “la bahía de Ha-Long en tierra”, pues también presenta inmensas formaciones rocosas, aunque, en esta ocasión, se navega por un río y no por el mar. En Tam Coc se navega en barcas tradicionales conducidas por barqueros que reman con los pies y se atraviesan tres cuevas durante el recorrido: Hang Ca, Hang Hai, y Hang Ba.

Tras nuestro pintoresco recorrido, alquilamos una bicicleta para recorrer los arrozales a nuestro aire, alejados del bullicio y disfrutando de los verdes campos inundados.

Esa misma noche regresamos a Hanói y tomamos un tren nocturno que nos llevaría hasta Hue. El Tren de la Reunificación recorre el país a paso lento, por lo que nos dormimos arrullados por el traqueteo de los vagones y despertamos con las fantásticas panorámicas de los campos vietnamitas.

Día 6: Visita a la ciudad de Hue

Edificio en la ciudadela de Hue
Ciudadela de Hue

Veníamos agotados de dormir poco las jornadas anteriores, por lo que nos tomamos la visita a Hue con bastante calma. Nos dimos una buena ducha, comimos y nos dirigimos a la Ciudadela de Hue, que nos quedaba a escasos 20 minutos caminando. Disfrutamos el resto de la tarde de los fascinantes pabellones, los silenciosos jardines, los templos… La exquisita decoración, con motivos de dragones, nos dejó enamorados.

Día 7: Ruta en moto de Hue a Hoi An

Recorrido en Moto por Vietnam
Ruta en moto por Vietnam

Hicimos esta ruta en motocicleta animados por numerosos conocidos que ya la habían hecho antes y hablaban maravillas. Reconocemos que la ruta es espectacular, pero a nosotros lo de la motocicleta en medio del tráfico loco típico de los países asiáticos nos resultó un poco demasiado 😀 ¡Somos unos aburridos!

Motocicleta y peligro mortal aparte, la ruta nos descubrió maravillas como Elephant Springs, la bahía de Lang Co o las Montañas de Mármol. ¿Repetiríamos? Para la próxima, nosotros en coche.

Día 8: Ruinas de My Son

Ruinas de My Son en Vietnam
Templos de My Son

Con Hoi An como nuevo campo base, organizamos una excursión a los templos de My Son, el conocido yacimiento de restos cham. El lugar impresiona, tanto por los templos como por los innegables destrozos causados por los bombardeos. Resulta imposible ignorar la cruda realidad por la que ha pasado Vietnam cuando te encuentras ante los enormes cráteres de antiguas bombas.

Día 9: Hoi An

Ciudad de Hoi An en Vietnam
Reflejos en Hoi An

Nuestro lugar favorito de Vietnam con diferencia. Difícil no caer rendido a los encantos de este pueblo mágico, que da la sensación de que hemos retrocedido en el tiempo y nos encontramos sumergidos en una época pasada. Nuestro consejo es saborearlo con calma: disfrutar de su magnífica gastronomía, curiosear en el mercado o callejear sin rumbo hasta el anochecer. Por la noche, el pueblo se sumerge en un cuento de hadas gracias a los farolillos que iluminan el río con sus tonos rojos y dorados.

Días 10, 11 y 12: Viaje a Camboya

Abandonamos temporalmente Vietnam para visitar el país vecino y sus incomparables templos de Angkor. No sabemos qué nos gustó más: la monumentalidad de Angkor Wat, la fuerza de la naturaleza en Ta Prohm, el misterio de las caras del Bayón. Lo que sí sabemos que no nos gustó nada fue el intensísimo calor que pasamos; no habíamos bebido tanta agua en la vida.

Día 13: Visita a Ciudad Ho Chi Minh

Catedral de Ciudad Ho Chi Minh
Catedral en Ciudad Ho Chi Minh

Ya de vuelta de nuestra escapada camboyana desembarcamos en la última ciudad que visitamos en Vietnam, Ciudad Ho Chi Minh. ¿No os suena el nombre? Seguro que la conocéis si nos referimos a ella con su antiguo nombre, Saigón.

Ciudad Ho Chi Minh destila un aura completamente diferente de Hanói. Moderna y cosmopolita, tiene tal vez menos encanto, pero no por ello pocas cosas que ver. El Palacio de la Reunificación, la catedral de Notre Dame o la pagoda del Emperador de Jade son algunos de los atractivos que visitamos.

Día 14: Excursión al delta del Río Mekong

Barco en el Delta del Río Mekong
Barco en el delta del río Mekong

En la provincia de Ben Tre degustamos delicias como los dulces de coco o el té de miel. Paseamos por el río en canoa de remos, dejándonos llevar entre la vegetación. Por la tarde, para acabar el día, visitamos la pagoda de Vinh Trang, con sus estatuas de Buda y su decoración bañada en oro.

Día 15: Visita al Museo de los Vestigios de la Guerra de Vietnam. Vuelo de regreso a España

El día que abandonamos el país definitivamente teníamos la mañana libre, por lo que decidimos visitar el Museo de los Vestigios de la Guerra de Vietnam. Este museo nos recuerda la cruenta guerra en la que se vio inmerso el país y las terribles consecuencias del napalm. Ese mismo día se conmemoraba la reunificación de Vietnam, por lo que el museo estaba lleno de periodistas. Cuando vieron que éramos extranjeros intentaron entrevistarnos para que diésemos nuestro punto de vista. Nos entró el pánico, así que fingimos que no sabíamos hablar ni torta de inglés 😀

Por la tarde tomamos el vuelo que nos llevaría de regreso a casa, tras haber vivido una de las experiencias más enriquecedoras hasta la fecha. Vietnam te cambia, y para bien. Te vas del país admirando a un pueblo que ha vivido horrores innombrables y ha sabido salir adelante. Que tiene una riqueza natural y cultural que merece mucho más que quince días de viaje. Vietnam te podrá gustar más o menos, pero seguro que no te dejará indiferente.

Impresiones de nuestra ruta por Vietnam

La verdad es que nos hubiera gustado contar con más tiempo, pero no hubo oportunidad. Al contar con tan poco margen, lo teníamos todo calculado al milímetro para ver lo máximo posible. A día de hoy, viéndolo con cierta distancia, tal vez hubiésemos dejado caer algunos sitios para dedicarle más tiempo a otros; pero claro, son cosas que uno descubre in situ.

La organización de nuestro viaje a Vietnam estuvo cargada de buenas decisiones y de otras no tan buenas. Es muy habitual que una vez que estás de vuelta de ese viaje que has planeado tanto te des cuenta de todo lo que podrías haber hecho de otra forma. A continuación vamos a enumerar las cosas que creemos que nos salieron bien y las que tal vez hubiésemos cambiado. Evidentemente son opiniones personales, ya que hemos hablado con gente que hizo una ruta muy similar a la nuestra y volvieron con sensaciones completamente diferentes; cada viaje, como cada persona, es un mundo.

Lo que sí haríamos igual:

Los hoteles

Vietnam ofrece una amplísima variedad de alojamientos, desde albergues para mochileros hasta grandes hoteles de lujo. Como íbamos a pasar dos semanas de viaje preferimos optar por una opción intermedia, así que escogimos hoteles que contasen con unos elementos básicos: baño privado en la habitación, aire acondicionado, buena ubicación y desayuno incluido. La gran mayoría ofrecían también servicio de traslado desde y hacia el aeropuerto. Gastamos aproximadamente 20 euros por noche entre los dos, y la verdad es que si bien los hoteles eran muy simples y con pocos extras, tuvimos bastante suerte, ya que todos estaban limpios y los trabajadores fueron muy amables. En ocasiones, tuvimos que dejar las maletas en el hotel cuando ya habíamos hecho el checkout y no tuvimos problema. También nos permitieron cambiarnos y asearnos antes de tomar el tren, lo cual agradecimos profundamente.

El tren cama

El tren lo solicitamos a través del hotel, ya que intentamos reservarlo nosotros directamente a la empresa encargada del ferrocarril pero no aceptaba nuestra tarjeta de crédito, por lo que pedimos que nos lo cogiesen ellos directamente desde Vietnam. El billete para compartimento con cama blanda (soft berth) nos salió por 49$ por persona. Cogimos el tren de las 22 horas para poder pasar la noche durmiendo. El tren era un SE3. Dependiendo del tipo de tren la calidad de los vagones es mejor o peor, y nosotros cogimos uno que nos dijeron que tenía vagones modernos. La verdad que el compartimento del tren nos sorprendió. Eran cuatro literas y teníamos manta, almohada, lámpara individual y agua embotellada. De vez en cuando pasaba un empleado con un carrito vendiendo cafés y algo de comida.

Nosotros escogimos compartimento soft berth y creemos que fue la mejor opción, ya que echamos un vistazo por la ventanilla desde fuera al resto de vagones que eran hard berth y eran mucho más viejos, más abarrotados y con seis personas en lugar de cuatro. Nosotros nos alegramos de haber pagado un poco más.

Homestay en Sapa

Compartir una noche en la vida de una familia rural en Sapa fue una de las experiencias más gratificantes del viaje. La cena fue deliciosa, tuvimos la oportunidad de conocer a otros viajeros con historias increíbles que contar y aprendimos más sobre las tradiciones y costumbres de la zona.

Viaje a Camboya

Al estar tan cerca y no saber cuándo íbamos a volver a esta zona de Asia, decidimos reservar tres días para visitar los templos de Angkor, aprovechando también para visitar a un amigo camboyano que conocimos en Francia tiempo atrás.

Lo que no haríamos igual:

La doble entrada

A la hora de viajar a Camboya y calcular los gastos no tuvimos en cuenta que para ir y volver a entrar en Vietnam necesitábamos visado vietnamita de múltiple entrada, por lo que el precio se incrementó más de lo que contábamos inicialmente. Tal vez nos hubiese compensado más dejar Camboya para el final y partir de vuelta a España directamente desde allí. Recomendamos consultar antes de organizar el viaje cuáles son las condiciones y precios de los distintos tipos de  visados en Vietnam para evitarse sorpresas de última hora.

De norte a sur

Sin duda, la parte que más nos enamoró de Vietnam fue la zona norte, que fue precisamente lo que visitamos primero. Si tuviésemos que hacer de nuevo este viaje lo haríamos al revés, de sur a norte, para reservar lo que más nos gustó para el final.

Falta de tiempo

Como ya dijimos antes, lo que nos faltó fue tiempo. Vietnam es un país con mucho que ofrecer y que requiere tiempo y calma para recorrerlo. Nos quedó pena de pasar tan poco tiempo en Hue, ya que no pudimos visitar todo lo que queríamos. Tampoco nos hubiese importado quedarnos más tiempo en Hoi An. No tuvimos ningún día desocupado en el que vagar sin rumbo fijo, por lo que al final lo echamos de menos.

Ruta en moto

Lo sabemos: todo el mundo que viaja a Vietnam vuelve hablando maravillas de las rutas en moto. No vamos a decir que la ruta no fue bonita, pues sí que lo fue, pero subirse a una motocicleta y recorrer kilómetro tras kilómetro en medio de camiones, coches y otros motoristas requiere de un valor que a nosotros nos faltó. Cuando finalmente llegamos a Hoi An, respiramos aliviados.

Consejos prácticos:

  • Los hoteles ofrecen a menudo excursiones y opciones de reserva de billetes. Es recomendable consultarles qué servicios adicionales pueden ofrecer. En nuestro caso solicitamos a nuestro hotel que nos reservase el billete de tren de Hanói a Hue, ya que nosotros no conseguimos hacerlo en la página web oficial con nuestra tarjeta de crédito. Le indicamos al hotel qué día y hora queríamos y en qué tipo de vagón, y cuando llegamos al hotel teníamos nuestro billete esperándonos.
  • Llevar repelente de mosquitos, saco sábana, protector solar y tomar probióticos intestinales. Estos pequeños detalles pueden evitar muchos disgustos.
  • Tener mucha paciencia con el tráfico. El enjambre de motos no entiende de semáforos y pasos de peatones, y los constantes pitidos pueden ser abrumadores. Para cruzar la calle es mejor ver cómo lo hacen los locales y seguir sus pasos.
  • Respetar las costumbres locales: descalzarse al entrar en una casa particular, entregar el dinero con las dos manos, no tocar la cabeza de la gente. Hay que tener en cuenta que algunos de nuestros gestos más habituales pueden incluso ser ofensivos para ellos, por lo que nunca está de más aprender un poco sobre su cultura antes de visitar Vietnam.
  • Probar todas las variedades de comida vietnamita y los cafés.
  • Conocer la historia del país ayuda a entender y admirar a un pueblo que a pesar de todas las dificultades ha sabido salir adelante.
  • En la mayoría de los hoteles y empresas de turismo pudimos pagar con dólares. Para los pagos más cotidianos, utilizamos los dongs vietnamitas que sacamos en los cajeros locales.
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad