Ruta de la braña de Mumián en Somiedo

Nuestro primer día en Somiedo, después de pegarnos un madrugón para ver osos, decidimos hacer una ruta de senderismo para conocer mejor la región. Para este primer día elegimos la ruta de la braña de Mumián, una de las más conocidas por el excelente estado de conservación de sus cabanas de teito. Como ya os comentamos en nuestro post sobre qué ver en Somiedo, las cabanas de teito son una de las construcciones más características y bonitas de esta región de Asturias. Por eso, esta fue una de nuestras excursiones favoritas por Somiedo.

Cabana de teito en la braña de Mumián

Ruta de la braña de Mumián

La ruta de la braña de Mumián es un sendero de pequeño recorrido con el código PR. AS-11. Es un itinerario lineal que tiene en su totalidad seis kilómetros y medio, aunque para llegar a la braña se recorre aproximadamente la mitad de la ruta. Si, como nosotros, vuestro objetivo es llegar hasta la braña de Mumián y volver, necesitaréis aproximadamente dos horas y media, pues son tres kilómetros ida y tres de vuelta, siendo el primer trayecto en ligera pendiente ascendente.

Ruta hacia la braña de Mumián

Cómo llegar a la ruta en coche

Para comenzar la ruta de la braña de Mumián hay que tomar la ruta en coche desde Pola de Somiedo hacia el Puerto. Un buen rato después de pasar Caunedo encontramos un desvío hacia El Llamardal, y aquí veremos un aparcamiento donde dejar el coche. El acceso en coche hasta aquí nos pareció sencillo, mucho más que para llegar a otras rutas como la del lago del Valle o los lagos de Saliencia. Y es que no hay que olvidar que estamos hablando de carreteras de montaña…

Inicio de la ruta de la braña de Mumián

El Llamardal
El Llamardal

El sendero hacia la braña de Mumián se inicia en El Llamardal, un diminuto pueblecito que fue en su día una braña vaqueira, y discurre entre bonitos prados. Tras dejar atrás el pueblo comenzamos a subir por la ladera de la montaña, alternando prados y matorrales. A medida que ascendemos, las vistas se vuelven cada vez más impresionantes. En algunos tramos pasamos junto a zonas de canchales, zonas en las que se suelen observar osos alimentándose, por lo que no pudimos evitar preguntarnos si habría algún oso durmiendo en los alrededores. Los picos rocosos de las montañas le daban todavía más encanto al paisaje.

Mirador de Mumián

Si tenéis tiempo, os recomendamos que paréis de vez en cuando a sentaros en alguna roca en el camino y disfrutar de las vistas, pues son lo más bonito de la ruta de la braña de Mumián (con permiso de la propia braña).

Braña de Mumián

Después de todo el tramo de ascenso, y cuando ya empezamos a sentirnos un poco cansados, llegamos finalmente a una pequeña llanura donde se encuentra la braña de Mumián. Se trata de un precioso conjunto de cabanas de teito rodeadas de prados en los que pastan las vacas. Aconsejamos curiosear entre las brañas que, para mi sorpresa, eran bastante más grandes de lo que me había imaginado.

Cabana de Teito

Tomás y yo disfrutamos de lo lindo husmeando por la zona, hasta que nos dimos cuenta de que nos habíamos salido del sendero y estábamos en medio de un prado en el que las vacas nos miraban con sorpresa. Cuando intentamos volver sobre nuestros pasos, no hubo forma, así que tuvimos que saltar el muro de piedra para poder volver al sendero…

Vacas en la braña de Mumián

Después de recorrer la braña de Mumián nos dirigimos hacia las últimas cabanas de teito, donde encontramos una fuente de aguas cristalinas, la Fuente’l Cañu, que llenaba un abrevadero al que se acercaban las vacas a beber. Aquí, junto a las olleras donde antaño se conservaba la leche, nos sentamos a disfrutar de un pícnic improvisado y a maravillarnos con las vistas del Picu’l Mocosu y la Sierra’l Páramu.

Ollera y abrevadero en la braña de Mumián

Sendero hacia Coto de Buenamadre

Como todavía nos sobraba algo de tiempo, y aunque ya habíamos llegado a nuestro objetivo, la braña de Mumián, decidimos seguir un poco más por la ruta para ver cómo era el paisaje. Continuamos en ligero ascenso hasta llegar a una zona en la que abundaba la escoba, la planta con la que se hacen los teitos. Aquí la ruta empieza a descender hasta llegar a un bosque de hayas llamado La Enraimada, que es zona de uso restringido, es decir, solo se puede caminar por el sendero sin adentrarse en el bosque.

Bosque restringido

Llegados a este punto, nosotros decidimos regresar y no continuar la ruta, pues desciende bastante y luego habría que subir todo de vuelta. Si hubiésemos continuado el sendero, habríamos descendido hasta llegar al pueblo de Coto de Buenamadre, donde se encuentra el fin de la ruta. Desde aquí, habría que recorrer de nuevo el camino andado, pues no se trata de una ruta circular.

Recomendaciones para visitar la braña de Mumián

La ruta de la braña de Mumián es una ruta fácil, aunque no es una pista como pasa con otras rutas como la del lago del Valle, pues el terreno es irregular. Por eso, no es de las más sencillas de Somiedo, a pesar de su baja dificultad.

Durante la ruta hay que mantenerse atento a los posibles animales, pues es posible observar fauna como rebecos o aves en las inmediaciones. Nosotros no tuvimos suerte, aunque sí vimos unos restos que parecían heces de oso, lo que nos puso un poquito nerviosos por la cercanía a los canchales. Y es que, una vez que sabes que el oso está ahí, es imposible olvidarlo…

Ruta de la braña de Mumián

Si vais en un día soleado, aconsejamos llevar sombrero y protector solar, pues la ruta discurre por zonas sin sombra. También es recomendable llevar una chaqueta, pues puede hacer fresquito.

El terreno es irregular, por lo que el mejor calzado son las botas de trekking. En caso de no contar con ellas, como mínimo habría que llevar zapato deportivo para evitar torceduras o resbalones.

Sendero de Mumián

Aconsejamos llevar agua durante la ruta (si es en una botella rellenable, mejor), además de algún tentempié para el camino. El mejor lugar para sentarse a disfrutar del entorno es junto a las olleras en lo alto de la braña de Mumián.

¿Conocíais la ruta de la braña de Mumián? Para nosotros fue todo un descubrimiento y uno de nuestros lugares favoritos de Somiedo.

También puede gustarte...

2 Comments

  1. No conocía esta ruta, pero siempre he pensado que merece la pena viajar a Asturias.

    1. La ruta de la Braña de Mumián en Somiedo es una de nuestras favoritas, así que te la recomendamos sin duda. Las cabanas de teito están muy bien conservadas y el camino discurre por senderos con paisajes espectaculares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Usamos cookies propias y de terceros (analíticas). Puedes cambiar la configuración de tu navegador u obtener más info aquí.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar