Qué hacer en Doñana

Visitar Doñana era uno de esos pendientes que nos hacía mucha ilusión. No en vano, es el humedal más extenso de Europa y una reserva ecológica de valor incalculable. ¿Cómo no íbamos a visitar el parque durante nuestro recorrido por Huelva? No obstante, nuestra primera impresión fue de sorpresa. Es un humedal, pero… ¡estaba casi seco! Por supuesto, estábamos en agosto, así que deberíamos haberlo esperado. Aunque nuestra pequeña decepción duró muy poco: incluso con poca agua, hay mucho que ver en Doñana, fauna y flora a raudales y unos paisajes preciosos. Os contamos nuestra experiencia para que os entren ganas de visitar este Parque Nacional tan especial.

Charco de la Boca

Qué es Doñana

Para que entendáis la gran relevancia de Doñana a nivel medioambiental, vamos a contaros un poquito qué es Doñana. En este gigantesco humedal encontramos diversos ambientes o ecosistemas: playa, dunas, marismas y matorral. La gran relevancia de Doñana se debe a la gran variedad biológica concentrada en muy poco territorio, lo que genera unas condiciones únicas en Europa. Esto se debe en gran medida a dónde está Doñana: entre Europa y África, el Mediterráneo y el Atlántico. Tiene más de 30 km de playa virgen, 5 km de dunas, miles de hectáreas de marismas, la desembocadura del río y una zona de matorral que concentran una flora y fauna muy diversas.

Doñana: qué hacer

En el parque de Doñana tenemos opciones que hacer para todos los gustos. Contratar excursiones a Doñana en todoterreno, hacer senderismo, practicar la ornitología o avistar animales son algunas de las opciones que hacer en Doñana. Nosotros dedicamos un solo día al parque, aunque yo recomendaría quedarse más tiempo en la zona para recorrer el parque con calma. Vamos entonces a contaros las opciones que hacer en Doñana para que elijáis la que más os guste.

Excursiones a Doñana en todoterreno

Excursión en todoterreno por Doñana
Excursión a Doñana en camión todoterreno

Las visitas a Doñana en todoterreno son una de las mejores formas de conocer el parque. Hay dos rutas posibles: la que va hacia el sur y atraviesa los distintos ecosistemas de Doñana y la que se adentra hacia el norte, hacia la marisma. Entonces, ¿visitar Doñana norte o sur? Nosotros hicimos la primera de estas excursiones a Doñana, pues nos pareció más completa, aunque la otra opción también tenía muy buena pinta. También existe la posibilidad de combinar una excursión por la mañana y otra por la tarde para recorrer las dos zonas del parque.

Visitar Doñana en todoterreno (zona sur)

La ruta nos pareció muy interesante porque enseña lo que ver en Doñana de una forma amena y muy didáctica, con explicaciones de todo lo que íbamos viendo. Pasamos por distintas zonas con características muy marcadas, así que nos pareció muy buena forma de visitar Doñana y conocer el parque a fondo.

Qué ver en Doñana: playa de Castilla

El primer tramo de la excursión empieza recorriendo la playa de Castilla, junto a Matalascañas. Es una sensación muy extraña recorrer la playa a toda velocidad junto a la orilla, mientras otros descansan bajo sus sombrillas unos metros más arriba. En la playa, además de arena blanca, hay mucho que ver: un ejemplo de ello es la Torre Carbonero, un antiguo puesto de vigilancia junto a la costa.

Chabolas en la playa de Castilla de Doñana

También pudimos observar las chabolas de habitantes que vivían en la playa antes de que existiese el parque nacional, por lo que se les permite seguir viviendo ahí, aunque con muchas restricciones y requisitos para poder seguir habitando sus hogares. Actualmente hay muy pocas de ellas habitadas, pues les obligan a vivir 9 meses al año en ellas y no les permiten restaurarlas.

Al ser una playa que da a mar abierto, el océano devuelve todo tipo de desechos arrojados por el hombre, que se pueden observar en la arena a pesar de que se realizan limpiezas diarias. Y no solo desechos humanos: en nuestro paso por la playa vimos un delfín y una tortuga muertos; restos de animales que fueron a parar a la orilla tras su muerte.

Sin duda, uno de los avistamientos más perturbadores que vimos en nuestro paso por la playa de Doñana fueron los restos de una patera encallada en 2019 en la playa.

Aves costeras en Doñana

Aves del parque de Doñana
Un grupo de ostreros

Durante nuestro recorrido por la playa vimos varios tipos de aves costeras, muchas de las cuales son también habituales en las costas gallegas, como los correlimos, unas diminutas aves que ya os presentamos en nuestro post sobre excursiones cerca de Vigo, además de varios tipos de gaviotas y una bandada de ostreros.

Qué ver en Doñana: sistema de dunas y corrales

Tras abandonar la playa, seguimos nuestra excursión por Doñana en el sistema de dunas y corrales. Las enormes dunas móviles son un ecosistema muy peculiar que con su avance va enterrando los corrales de pinos que se encuentra. El viento empuja la arena, formando las dunas que avanzan sepultando el corral de pinos. El frente de dunas va matando a los pinos a su paso, y estos vuelven a nacer una vez la cola de la duna se aleja. Las dunas avanzan una media de tres a seis metros por año.

Los corrales que se forman entre un paso de dunas y otro son un ecosistema verde fundamental para la fauna autóctona de Doñana. En los corrales viven animales como ciervos, jabalíes o conejos, entre otros. Los pinos piñoneros que componen los corrales no son autóctonos, sino que son una repoblación realizada por el duque de Medina Sidonia allá por el 1700. La vegetación autóctona de Doñana la componen enebros, sabinas, alcornoques, mimbres, chopos, madroños, acebuches, camarinas, aulagas…

Sistema de dunas y corrales de Doñana
Dunas y corrales de Doñana

Acuífero de Doñana

Pese a lo que pueda parecer, sobre todo en momentos en que las marismas están secas, bajo las dunas de Doñana existe un enorme acuífero que acumula agua gracias a su fondo de arcilla. El acuífero, a su vez, desvía agua hacia el mar y hacia la marisma. Entre las dunas y la marisma hay un ecotono, conocido como La Vera, que es la frontera entre ambos ecosistemas, y que incluso en pleno agosto tenía agua debido al acuífero bajo las dunas. Es una franja muy fértil que da alimento a los ciervos, gamos y jabalíes durante le época seca, por lo que su existencia es fundamental para Doñana.

El acuífero tiene gran importancia porque proporciona agua a toda la comarca. A pesar de ello, se ve afectado por la sobreexplotación debido a las urbanizaciones en la costa y las zonas de cultivo, además de los más de 1000 pozos ilegales. Si se llegase a secar el acuífero, se secaría La Vera, se morirían los animales y además la comarca se quedaría sin suministro de agua. Es por esta razón que es tan importante su conservación y la gestión correcta del agua en la zona.

Qué ver en Doñana: zona de matorral o cotos

Ciervo en los cotos de Doñana

Abandonamos las dunas de Doñana y seguimos zonas de matorral, atravesando el camino del Rocío que hacen los romeros de Cádiz y que es, en realidad, una vía pecuaria. La zona de matorral está compuesta por plantas como la aulaga o la camarina, que en Galicia también tenemos y conocemos como camariña. En Doñana existen dos tipos de zona de matorral: los llamados monte negro, en zonas más húmedas donde el nivel de agua está más alto, y monte blanco en zonas más secas. En la zona de monte negro crecen sobre todo los brezos y en la zona de monte blanco crecen plantas como la aulaga o el romero.

Marisma de Doñana

Tras visitar la zona de matorral de Doñana nos adentramos en la marisma. En esta época del año estaba seca, por lo que la única zona verde que quedaba era La Vera. En donde en época de lluvias nos encontramos un enorme charco, en agosto nos topamos con un suelo rojizo y completamente agrietado por la falta de agua. En los meses de mayo y junio, en cambio, suele presentar una imagen completamente distinta, anegada de agua y con miles de flamencos en la zona.

En esta zona, junto al límite de la vegetación, es donde encontramos más fauna dentro del parque. Vimos muchísimos ciervos y gamos, además de varios jabalís y unas cuantas vacas y caballos.

Jabalí en la marisma
Un jabalí en la marisma de Doñana

Tras dejar atrás la polvorienta marisma, pasamos junto al palacio de Las Marismillas. Este palacio en medio de Doñana pasó por distintas manos de duques y marqueses y actualmente es patrimonio del estado. Desde 1992 tiene uso protocolario, es decir, que sirve de residencia temporal a dirigentes extranjeros y presidentes del gobierno españoles. Es un edificio curioso que ver en Doñana, porque te lo encuentras como de la nada y desentona con su entorno por su estilo colonial.

Poblado de La Plancha

Nuestra última parada antes de emprender el regreso fue en el poblado de La Plancha, junto al Guadalquivir. Está compuesto por chozas de juncos, que preservaban del calor y el frío extremos. Aquí paramos un rato para curiosear entre las chozas y para observar los boliches, que se empleaban para fabricar carbón apilando la madera y cubriéndola para después prenderle fuego y dejarla arder lentamente.

Llegó la hora de emprender la vuelta, de nuevo entre matorrales hasta llegar a la desembocadura del Guadalquivir, frente a Sanlúcar de Barrameda. Desde allí emprendimos de nuevo la ruta por la playa hasta llegar a Matalascañas y concluir nuestro viaje por el parque.

Poblado de La Plancha
Poblado de La Plancha

Cómo visitar Doñana por libre

Aunque contratar excursiones a Doñana en todoterreno es una buena forma de conocer los rincones más alejados de Doñana, también es posible visitar Doñana por libre y sin guía. Para hacer visitas a Doñana a tu aire es posible acceder a los centros de visitantes y recorrer los senderos habilitados. Cada centro de visitantes se sitúa en un punto determinado y da acceso a rutas distintas. Los centros de visitantes son los siguientes:

  • Centro de visitantes El Acebuche
  • Centro de visitantes José Antonio Valverde
  • La Rocina
  • Palacio del Acebrón
  • Centro de visitantes Los Centenales
  • Centro de visitantes Fábrica de Hielo

De todos ellos, nosotros visitamos El Acebuche y La Rocina. Cada uno de los centros tiene su horario, teléfono de contacto y distintos servicios. Podéis consultarlos todos aquí.

Centro de visitantes El Acebuche

El Acebuche
Centro de visitantes de El Acebuche

Este centro de visitantes se encuentra cerca de Matalascañas, a unos 3 kilómetros, y es un buen punto de partida para visitar Doñana a tu aire. Para llegar hay que tomar un desvío de la A-483 que se integra en el parque y avanzar unos dos kilómetros aproximadamente. Cuenta con distintos servicios: cafetería, sala audiovisual, recepción e información, tienda… También es un punto de reservas y punto de encuentro para la excursión en todoterreno que realizamos nosotros.

Cuenta además con un par de senderos: sendero de la Laguna del Acebuche y sendero de las Lagunas del Huerto y las Pajas. En agosto, cuando fuimos nosotros, el terreno estaba completamente seco, por lo que nos recomendaron que nos desplazásemos hasta La Rocina, donde todavía se conservaba agua. Y es que este dato es fundamental para el avistamiento de aves en Doñana… Con el humedal seco, las aves se desplazan a las zonas que todavía quedan inundadas.

Centro de visitantes La Rocina

La Rocina
Centro de visitantes La Rocina

El centro de visitantes La Rocina se encuentra muy cerca de la aldea de El Rocío, aproximadamente a un kilómetro, y es otro lugar para empezar a visitar Doñana por libre. Desde este centro de visitantes parte el sendero Charco de la Boca, donde conseguimos por fin avistar distintas especies de aves: los vistosos flamencos, alguna garza, pequeños abejarucos e incluso un milano. Atravesamos el arroyo La Rocina, donde pudimos disfrutar de uno de los pocos refugios con agua que quedaban en agosto, y nos instalamos en uno de los observatorios.

Un abejaruco en Doñana
Abejaruco en Doñana

Aquí, agradecidos por la sombra y el fresquito, nos quedamos un buen rato viendo el ir y venir de las aves. Dentro de los observatorios hay instalados paneles que ayudan a identificar a las aves, aunque es imprescindible contar con unos prismáticos o un buen teleobjetivo para distinguirlas bien. Aquí puedes quedarte a tu aire el tiempo que te apetezca para ver las aves llegar y partir.

Aves en una charca de Doñana
Aves de Doñana

Nos quedó mucha pena de no haber visitado el palacio del Acebrón, pero justo iba a cerrar, así que nos recomendaron dejarlo para otra ocasión.

Senderos: visitar Doñana a Pie

Como ya os contamos, visitar Doñana a pie es muy sencillo por la gran cantidad de senderos habilitados. Además de los mencionados antes, en Doñana existen variedad de senderos que permiten conocer el parque a pie y a tu aire. Algunos de ellos son: Arboreto del Villar, Cuesta Maneli, Laguna del Jaral, Poblado de la Plancha, Charco del Acebrón o Sendero de Ribetehilo. Podéis consultar aquí los detalles de cada sendero de Doñana.

Charco de la Boca
Sendero del Charco de la Boca

Cómo visitar Doñana: otras opciones

Además de hacer excursiones a Doñana en todoterreno y a pie, es posible recorrer el carril bici que parte e Matalascañas y disfrutar de la inmensa playa, con acceso libre para todo el mundo. La playa es de uso público, por lo que cualquier persona puede recorrerla andando o en bicicleta. El acceso en vehículo motorizado, en cambio, está restringido a vehículos con autorización. También existe la opción de contratar un recorrido en barco por el Guadalquivir para visitar Doñana desde Sanlúcar de Barrameda.

Doñana: especies animales

Doñana cuenta con una fauna muy abundante, compuesta por unas 80 especies de animales vertebrados. Gran parte de la fauna de Doñana la componen las aves.

Entre los mamíferos de Doñana encontramos los siguientes:

  • Ciervo (la berrea se produce a partir de mediados de agosto o principio de septiembre)
  • Gamo (en el caso de los gamos, la ronca o época de apareamiento se produce más hacia octubre)
  • Jabalí
  • Lince (se calcula que hay unos 160 linces en el territorio de Doñana)
Gamo macho
Gamo alimentándose

Entre las aves de Doñana destacan las siguientes:

  • Águila imperial ibérica (en Doñana hay unas 12 parejas de águilas imperiales)
  • Milano negro
  • Abejaruco común
  • Espátula
  • Garceta común
  • Garza real
  • Flamenco
Milano negro
Milano negro

Hablando del flamenco: ¿Sabéis por qué los flamencos son rosas? En realidad, nacen de color blanco. Su tono rosado se debe a su alimentación, un pequeño crustáceo llamado artemia salina, que es la que le proporciona los pigmentos rosas.

Tanto el lince como el águila imperial se alimentan principalmente de conejos, por lo que en Doñana se intenta fomentar a este animal que se ha visto muy afectado por la mixomatosis. Y es que debido a la escasez de alimentos los linces tienen que extender cada vez más su territorio, lo que deriva en gran cantidad de atropellos fuera del parque. Esto, junto con la endogamia, es uno de los grandes problemas de este animal icónico.

Cuándo ir

Para saber cuándo visitar el parque de Doñana tenemos que saber qué queremos ver, pues cada época es idónea para una cosa. Las aves de Doñana vienen del norte de Europa en invierno y de África en primavera. Por eso, para ver aves acuáticas en Doñana contamos con dos épocas idóneas: los meses de diciembre y enero y más adelante en los meses de mayo y junio.

Grupo de flamencos
Un grupo de flamencos

La época de lluvia en Doñana va desde finales de octubre o noviembre a diciembre y un poco en abril y mayo. La marisma de Doñana suele permanecer inundada desde finales de octubre y permanece con agua, si el año ha sido bueno, hasta la primera mitad de julio. Del mismo modo, si queremos disfrutar de la berrea del ciervo, el momento idóneo cuando visitar el parque de Doñana es septiembre.

Senderos de Doñana

Dónde dormir

Tenemos varias opciones de alojamiento cerca de Doñana:

La primera opción para dormir en Doñana es el Rocío, la encantadora aldea blanca famosa por las romerías. Aquí nos encontraremos frente al Charco de la Boca y muy cerca del centro de visitantes La Rocina, en un paraje inigualable.

Otra opción para dormir en Doñana es Matalascañas, ya en la costa y junto a la extensísima lengua de arena de la playa. Aquí tenemos opciones de todo tipo y podemos practicar ambos turismos, de playa y de naturaleza.

Al otro lado el río Guadalquivir podemos alojarnos en Sanlúcar de Barrameda, una buena opción si queremos visitar Doñana desde Sanlúcar en una excursión en barco.

Otras opciones un poco más alejadas para dormir cerca de Doñana son lugares como Almonte o Rociana del Condado. Y si no queremos alojarnos en un pueblo preferimos la gran ciudad, Sevilla se encuentra a poco más de una hora de distancia.

¿Qué os ha parecido nuestra visita a Doñana? ¿Os apetece conocer el parque? ¡Nosotros estamos deseando volver en época de lluvias para ver cómo cambia el paisaje! Y, si habéis llegado hasta aquí, os dejamos una foto de unas vacas.

Vacas en Doñana

También puede gustarte...

2 Comments

  1. He pasado cerca de Doñana dos veces y no la he visitado nunca. La próxima vez creo que me animaré desde Sanlúcar de Barrameda!

    1. Pues seguro que te encantará. Puedes hacer una excursión en barco a Doñana, o recorrer alguno de los senderos a pie. La excursión en todoterreno también es muy recomendable. Si tienes un par de días, podrás conocer el parque con más profundidad.
      Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración de tu navegador u obtener más información aquí.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar