Namibia: consejos para visitar Etosha

Cuando la gente piensa en hacer un viaje por África los primeros países que se pasan por la cabeza son Kenia, Tanzania, Sudáfrica… Muy poca gente piensa en Namibia, cuando este país alberga un desierto con impresionantes dunas que pueden alcanzar los 300 metros de altura (el desierto del Namib) y uno de los parques nacionales con mayores posibilidades de ver fauna: el Parque Nacional Etosha.

Una de las experiencias más fascinantes que vivimos en África fue poder hacer un safari por Etosha. En este post os contaremos las consideraciones que tuvimos en cuenta para organizar el viaje y daremos algunos consejos prácticos.

✅ Puedes ver aquí la lista de animales de Namibia.

Parque Nacional Etosha

La zona tiene una extensión de más de 22.000 km2. Su nombre significa “Gran Lugar Blanco” debido Salar de Etosha, la enorme depresión que se esconde dentro del parque. Este parque nacional es famoso por las grandes oportunidades que ofrece de ver fauna, ya que por norma general basta con acercarse a alguna de las charcas distribuidas por el parque y observar un rato para ver acercarse a los animales. Por esa razón, hacer un safari por Etosha es una opción sencilla para los que inician en las aventuras por África.

¿Cómo llegar a Etosha?

Para llegar a Etosha recorrimos los 500 kilómetros de carretera desde Windhoek, la capital del país. El parque tiene varias entradas de acceso, siendo las principales Von Lindequist (este) y Anderson (sur). Nosotros accedimos al parque por esta última.

Mejor época para visitar Etosha

La mejor época para ver animales es la época seca, ya que debido a la falta de agua la fauna se ve obligada a congregarse en torno a las charcas que todavía no se han evaporado. En la época de lluvias los animales se dispersan, por lo que ya no es fácil adivinar dónde encontrarlos. Nosotros escogimos septiembre, antes de que empezasen las lluvias, por lo que el parque llevaba ya muchos meses de sequía y los animales se concentraban en lugares concretos.

Cebras concentradas junto a una charca

Clima en Etosha

Como ya comentamos fuimos en época seca, el mejor momento para ver animales. En septiembre las temperaturas oscilaban bastante entre el calor diurno de alrededor de 30ºC y el frío nocturno, por lo que llevamos principalmente camisetas de manga larga y alguna chaqueta de abrigo para la noche.

¿Viajar por tu cuenta o en safari organizado?

Esto depende, en última instancia, de cada uno. Mucha gente prefiere recorrer Etosha en vehículo privado para tener así más libertad de movimientos, por lo que alquilan un vehículo en Windhoek y recorren el parque por su cuenta. Hay que tener en cuenta que en Namibia se conduce por la izquierda y que las rutas por el parque son de tierra. Igualmente, es importante contratar un seguro que cubra todas las contingencias que puedan aparecer.

Nosotros escogimos realizar el safari por Etosha en una excursión organizada y no nos arrepentimos. Viajamos en un camión panorámico en el que transportábamos de todo, desde las provisiones para el viaje hasta mesas de camping, sillas, sacos y tiendas. La vida de campamento (montar las tiendas, preparar la cena, charlar al anochecer con los compañeros) nos pareció, además, muy divertida, por lo que no lamentamos ir acompañados.

El camión del safari
El camión del safari

Viajar en grupo nos permitió descansar durante el trayecto hasta el parque, que es largo, y además nos proporcionó una ayuda que no imaginábamos: la vista de águila del conductor. Da igual la buena vista que tuviéramos, si usábamos prismáticos o no, o lo atentos que estuviésemos; el guía veía muchos más animales que nosotros, por lo que si no hubiésemos ido con él nos hubiésemos perdido muchísimas cosas, sobre todo en casos como leones u otros grandes felinos, expertos en camuflaje. En un caso concreto teníamos dos leones a menos de 20 metros y no conseguimos verlos hasta que el conductor nos indicó su posición. Está claro que en estos casos la experiencia es un grado.

Los leones camuflados
Los leones camuflados junto a una charca

Alojamiento en Etosha

La mayoría de los campamentos ofrecen todo tipo de alojamientos, desde habitaciones individuales a zonas de acampada. Los dos que visitamos contaban con duchas de agua caliente, tomas de corriente, una charca para la observación de animales y tienda para adquirir productos básicos. En la página web del Parque Nacional Etosha se pueden consultar las opciones de alojamiento disponibles.

Nosotros nos alojamos en tienda de campaña doble y llevamos nuestro propio saco de dormir, aunque la empresa del safari ofrecía también esa opción. Las tiendas las montábamos entre todos y lo mismo las comidas, por lo que al final el ambiente era muy agradable.

En la zona de camping había también muchos vehículos todoterreno con la tienda de campaña acoplada en la parte superior, pertenecientes a aquellos que hacían la ruta por su cuenta.

La zona de acampada
La zona de acampada

Safari por Etosha

El primer día salimos temprano de Windhoek para trasladarnos hasta nuestro primer alojamiento, el campamento de Okaukuejo. Paramos en el camino para comprar provisiones en un supermercado y más adelante para comer antes de llegar al parque. Una vez atravesamos la entrada y llegamos al campamento, instalamos las tiendas de campaña entre todos e hicimos nuestro primer safari hasta la hora de la puesta del sol.

Cuando regresamos al campamento preparamos la cena, charlamos un rato con el resto del grupo y nos fuimos a visitar la charca que está junto al campamento. Esta charca es conocida por ser uno de los lugares que más oportunidades ofrece de ver fauna en Etosha, y con razón. Al caer la noche empezaron a acercarse gran cantidad de jirafas, elefantes, chacales y rinocerontes. Es todo un privilegio disfrutar de la vida nocturna de estos animales desde un lugar protegido y con excelentes vistas.

Charca en Etosha durante la noche
Charca durante la noche

El segundo día recogimos la tienda y seguimos nuestra ruta hacia el interior del parque, pasando por el salar de Etosha, seco en esta época del año. El paisaje y la vegetación del parque iban cambiando a medida que nos desplazábamos: De sabana herbácea a zona con árboles y arbustos espinosos. Nuestra ruta acabó en el campamento de Namutoni, donde hay una pequeña fortaleza desde la que vimos la puesta de sol. Esa noche nos fuimos a dormir con los sonidos de las hienas tras las fronteras valladas del campamento.

Salar de Etosha
El salar de Etosha
Puesta de sol en Etosha
Puesta de sol en Namutoni

El último día hicimos una pequeña salida por el parque para tener una última oportunidad de ver animales antes de emprender de vuelta los 500 kilómetros que nos llevaron de nuevo a Windhoek.

Consejos prácticos para visitar el parque

  • Está prohibido bajarse del vehículo por razones obvias de seguridad (te puede comer un león, por ejemplo).
  • Igualmente, tampoco se permite circular por el parque durante la noche, por lo que es obligatorio regresar al campamento antes de que se ponga el sol. Las horas de entrada y salida del parque se rigen igualmente por el anochecer y el amanecer, por lo que son variables.
  • Llevar repelente de mosquitos y ropa de manga larga, preferiblemente de colores claros.
  • Tomar precauciones contra el sol: usar gafas de sol, sombrero y protector solar.
  • Llevar agua y comida suficiente para los días que se permanezca en el parque, ya que los campamentos ofrecen pocas opciones y por lo general bastante caras.
  • Llevar unos prismáticos para observar a los animales en la distancia.
  • Aunque a menudo se dice que Namibia es “África para principiantes” por las facilidades y las comodidades que ofrece, es muy importante tener en cuenta las recomendaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores en cuanto a salud y seguridad. Podéis consultarlas en este enlace.
  • Podéis consultar los precios de entrada, los alojamientos, rutas y demás información en la página del Parque Nacional.
  • En nuestro post sobre animales de Namibia podéis ver alguno de los animales que viven en el parque nacional.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración de tu navegador u obtener más información aquí.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar