playa con buggy

Natal: ruta por el litoral norte

Hoy os queremos enseñar otra de las rutas estrella que se pueden hacer desde la ciudad de Natal, en Brasil. Si en el post anterior os enseñábamos el litoral sur, en esta ocasión vamos a relataros nuestra experiencia en el litoral norte. Aunque parte del recorrido estuvo lloviendo, pudimos apreciar igualmente la belleza y la inmensidad de las dunas que atravesamos en nuestro camino.

Nos recogieron en el hotel de buena mañana, al igual que en la ruta anterior, en un buggy que permite adentrarse en las dunas. Antes de adentrarnos en el recorrido fuera de pista recorrimos un trecho por la ciudad junto a playas como Praia dos Artistas o Praia do Forte, observando desde la ruta el conocido Forte dos Reis Magos.

A continuación pasamos el famoso puente atirantado Newton Navarro, paisaje inconfundible de Natal, que salva el obstáculo formado por el Río Potengi. Tras pasar el puente, llegamos finalmente al litoral norte. La siguiente playa que nos encontramos es la Praia da Redinha. Pasamos por la Praia da Redinha Nova y la Praia de Santa Rita.

Seguimos nuestro camino hacia nuestra primera parada: las dunas de Genipabu, un área de protección ambiental donde también hay una laguna. Las vistas desde lo alto son espectaculares, con la laguna al fondo de la duna y la ciudad a lo lejos.

Duna de Genimbapu

Tras abandonar la gran duna, llegamos a la Praia de Genipabu. Dejando atrás la playa llegamos a un punto en el que cruzamos el río sobre una balsa de madera artesanal, impulsada por un barquero con una estaca.

balsas a remo

Al otro lado, nos dirigimos a las playas Barra do Rio y Graçandu. En este lado del río también hay un parque de dunas donde el conductor divierte a los pasajeros (o no), las Dunas de Pitangui. Tras el rato de emoción en las dunas, paramos en la Lagoa de Pitangui, una laguna donde nos quedamos aproximadamente una hora. Aquí, junto al agua y sentados bajo las sombrillas, disfrutamos de cócteles, zumos y algún que otro tentempié, como el pastel de camarão, que es una especie de empanadilla de gran tamaño rellena del rico crustáceo.

lagoa de pitangi

Después de nuestro descanso en la laguna, volvemos a la carga con otro grupo de dunas, las Dunas Douradas, que se sitúan en una zona cerrada en la que hay que pagar para acceder.

duna dourada

Tras recorrer las dunas de arriba abajo, nos dirigimos a una especie de chiringuito muy rústico y auténtico donde nos pusimos las botas con brochetas o “espetinhos” de langosta y varias caipirinhas de frutas o “caipifrutas” hechas en el momento con frutas como el cajá o la ciriguela, mientras remojábamos los pies en el agua del río.

Una vez más, tras el descanso y después de llenar la barriga nos dirigimos a otro grupo de dunas, las Dunas de Jacumã. Aquí, desde lo alto de una duna que tiene una laguna a sus pies ofrecen actividades como tirolesa o descenso por tobogán improvisado hasta llegar al agua.

dunas de jacuma

Nosotros en realidad no hicimos ninguna de las actividades, por lo que tras observar un rato a los demás que sí las estaban haciendo proseguimos nuestro camino por las dunas hasta la Playa de Jacumã y Muriú, donde nos detuvimos en un restaurante para, una vez más, llenarnos la barriga de deliciosa comida nordestina.

playa con buggy

Este fue el último punto del recorrido, por lo que después de comer volvimos a Natal para regresar a nuestro hotel, darnos una ducha y tomar el vuelo de vuelta.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

  • El conductor del buggy ofrece hacer el recorrido “con emoción” o sin emoción”. Esto es, con una conducción más arriesgada o más moderada en las dunas.
  • Durante el recorrido también nos ofrecieron parar en el acuario de Natal, si bien nosotros optamos por seguir la ruta.
  • Durante todas nuestras vacaciones estuvo lloviendo, aunque hicimos los recorridos en buggy igualmente. Con nubes o sin ellas, el sol de Brasil es fuerte, por lo que es indispensable protegerse.
  • Duración aproximada de la ruta: 7 u 8 horas.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad