Excursión en todoterreno en Paraty

Si nos preguntáis qué es lo que más nos gusta de Brasil, la respuesta está muy clara: su naturaleza vibrante, salvaje, llena de vida. Basta con alejarse un poco de los núcleos urbanos para encontrar cascadas, vegetación frondosa, colibrís… Eso es lo que se puede disfrutar en los alrededores de Paraty.

En nuestro segundo día en Paraty, dudábamos si volver a hacer una excursión por mar con distinto recorrido o tirar hacia el monte. Tras una ajustada votación, no exenta de polémica, al final decidimos contratar una excursión en todoterreno para ver algunas de las numerosas cascadas que bañan la región.

La excursión en todoterreno en Paraty es la segunda excursión más popular de la región, tras el paseo en escuna. El paquete incluye también alguna visita a las destilerías de cachaza (alambiques) de la zona, por lo que no estábamos muy seguros de si era buena idea combinar la ingesta de alcohol con el nado en cascadas… Finalmente la jornada salió bien, por lo que volvimos felices y contentos a casa.

La cachaza, producto local de Paraty

Destilería de cachaza

La primera parada, efectivamente, la hicimos en una destilería (para empezar calentitos la mañana). Tras explicarnos el proceso de producción y enseñarnos las distintas dependencias de la fábrica, nos hicieron una pequeña degustación de los productos típicos, como la cachaza Gabriela, que se elabora con clavo y canela y es el componente principal del cóctel más famoso de la región, el Jorge Amado.

Aunque no somos muy fans de este tipo de bebida, la verdad que no estaba mal. Aunque nos gustaron más otras bebidas un poco más “golosas”, como el licor de maíz o el de chocolate con pimienta, mucho más dulces y fáciles para los no amantes de la cachaza.

Cascadas Pedra Branca y Antiga Usina

cartel de las cascadas

Acabada la visita a la destilería, nos metimos por fin en materia y nos dirigimos a la primera parada natural de la excursión, las dos cascadas de Pedra Branca y Antiga Usina. El trayecto en sí mismo ya fue todo un espectáculo, por un camino plagado de baches que nos hacía botar en los asientos del todoterreno. De vez en cuando, aparecía un lagarto enorme tomando el sol en el medio de la ruta.

Tras subir por una escalera labrada en la piedra llegamos por fin a la primera cascada, Pedra Branca. Aunque el agua estaba helada, el lugar era ideal para bañarse y relajarse con el ruido del agua cayendo con fuerza.

cachoeira da pedra branca

Cuando nos cansamos de nadar en esa poza bajamos a la siguiente, Poço da Usina, donde yo preferí no bañarme y aprovechar para sacar fotos del entorno y buscar colibrís en los árboles.

antiga usina

Después de pasar por otra destilería y comprar unos dulces para el camino, hicimos una parada para comer en un restaurante con música en directo y rodeados de vegetación. ¡Impresionante!

Cachoeira do Tobogán

cachoeira do tobogán
Tomás deslizándose por el tobogán

Después de comer todo lo que quisimos en el bufé, seguimos nuestra excursión en todoterreno en Paraty para visitar dos cascadas más. La primera de ellas fue la Cachoeira do Tobogán, conocida así porque es posible resbalar por las piedras hasta caer en una pequeña poza a los pies de la cascada. Si, como yo, os dan miedo las alturas y eso de tirarse por una cascada no es lo vuestro, también podéis entrar detrás de la cascada, pues las piedras dejan un hueco en el que cabe una persona. Eso sí: salir, también hay que salir deslizándose.

Cachoeira do Tarzán

cachoeira do Tarzán
Puente sobre el río

La última cascada que se visita durante la excursión en todoterreno en Paraty es la Cachoeira do Tarzán. En este bonito lugar hay un puente colgante que lleva a una cafetería/restaurante, y es posible bañarse en la poza a los pies de la cascada. El agua, por supuesto, ¡helada!

Cuando ya nos aburrimos de arrugarnos en el agua, emprendimos el camino de vuelta que nos llevó de nuevo al centro de Paraty.

Río junto a la destilería

Consejos prácticos:

La mayoría de las agencias de turismo de la zona ofrecen paseos iguales o muy similares, con precios también muy parecidos (unos 80 reales en noviembre de 2019). Tal vez la diferencia más destacable sea que algunas empresas hacen la ruta en todoterreno y otras en furgoneta. Teniendo en cuenta los caminos por los que hay que meterse, a nosotros nos pareció mejor idea el todoterreno. Nosotros fuimos con Monteiro’s Tours y quedamos muy contentos con el guía que nos tocó, que nos dio buenos consejos para disfrutar de las cascadas y nos permitió gestionar el tiempo a nuestro gusto.

También puede gustarte...

2 Comments

  1. Interesante el licor de chocolate y pimienta! Habría que probarlo!

    1. La verdad es que pensé incluso en traer una botella… No descarto hacerlo si lo encuentro otra vez 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración de tu navegador u obtener más información aquí.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar