Panorámica de Viana do Castelo desde el Santuario

Qué ver en Viana do Castelo

Viana do Castelo es uno de esos lugares que a los gallegos nos quedan a tiro de piedra en Portugal. Cada vez que visitamos el país vecino confirmamos que es fuente inagotable de atractivos turísticos, y esta vez no fue la excepción.

Partimos a Viana do Castelo temprano por la mañana, convencidos de que podríamos ver todo lo que queríamos visitar en un solo día. No fue así; como tenemos amigos en la ciudad, aprovechamos para quedar con ellos por la tarde, por lo que tuvimos que dejar para otra ocasión el volver para terminar el recorrido. Tampoco nos importó demasiado, pues la ciudad bien lo merece. Comenzamos entonces con nuestra pequeña ruta de descubrimientos:

Qué ver en Viana do Castelo en un día (o dos)

Aunque creemos que se puede hacer una visita de solo un día, también nos parece buena idea pernoctar en la ciudad para poder visitarla con calma y disfrutar tranquilamente de todos los lugares que ofrece.

Santuario de Santa Luzia (Santuário do Monte de Santa Luzia)

Santuario de Santa Luzia en Viana do Castelo

Habíamos visto esta basílica mil veces desde la carretera, pero, por una cosa u otra, no habíamos subido nunca. El camino transcurre serpenteante por una carretera que asciende hasta llegar a la cumbre de la colina. A mitad de camino, aprovechamos para detenernos en el pequeño mirador que nos encontramos y observar la ciudad desde lo alto. Al ser por la mañana nos daba el sol de frente, pero las vistas hacia la ciudad y el mar eran estupendas igual. También nos detuvimos un poco más adelante para observar el lento transcurso del funicular que sube y baja al santuario. Para los más valientes, también existe la opción de subir al monte por unas escalinatas.

Nada más llegar, resulta difícil escoger entre la grandiosidad del edificio y la belleza de sus vistas. El santuario, cuya construcción finalizó en 1959 y tiene una clara inspiración bizantina, merece ser observado con calma desde varias perspectivas. Los portugueses presumen de que sus enormes rosetones son los mayores de la península. Sea cierto o no, lo que más llama la atención es, sin duda, la gigantesca cúpula.

Ante la entrada del santuario se extiende una enorme escalinata que asciende hacia las puertas del edificio. A sus pies, un anciano fotógrafo retrata a los visitantes que lo deseen con su cámara de otra época. Si queréis llevaros un recuerdo del lugar, sin duda este será especial.

Aunque el interior de la iglesia es muy bonito, lo que más nos enamoró a nosotros fue la panorámica de la ciudad, el río y la sierra. De hecho, según la revista National Geographic es uno de los paisajes más bellos del mundo.

Subir a los miradores de la basílica

Viana do Castelo desde Santa Luzia

En el santuario hay dos miradores: uno a 30 metros cuyo acceso en enero de 2020 costaba 1,50 euros y otro a 60 metros, en lo alto de la cúpula, que costaba 2 euros. Por la diferencia de precio, nos fuimos de cabeza al de la cúpula.

Las escaleras son tan estrechas y empinadas que han tenido que instalar un semáforo para indicar si se puede pasar o no, ya que es imposible dar la vuelta a mitad de camino si te encuentras a alguien. Para la gente con vértigo como yo, todo un desafío. Me dispuse a subir las escaleras con piernas temblorosas, pero ansiosa por descubrir lo que me esperaba allá arriba. Tras una subida que parecía no tener fin, llegamos finalmente a la ansiada recompensa: unas vistas panorámicas de 360 grados hacia el mar, la ciudad y la montaña. ¿Qué más se puede pedir? A pesar del viento matutino, hacía sol y el mirador resultaba muy agradable. Decidimos disfrutar con calma del espectáculo, sin prisas por recorrer de nuevo aquellas escaleras infernales.

Cuando nos cansamos del viento y bajamos de nuevo a suelo firme, nos tomamos un café junto al santuario, donde hay una pequeña cafetería y servicios varios, además de una zona ajardinada y un pequeño aparcamiento donde dejar el coche.

✅ Seguro que también te gustará nuestro post sobre qué ver en Sintra.

Convento de San Francisco do Monte

Convento de San Francisco do Monte en Viana do Castelo
Vistas del convento desde la verja de entrada

Pocas cosas evocan tanto el paso del tiempo como unas ruinas devoradas por la vegetación. Sin duda conoceréis el templo de Ta Prohm en Camboya, famoso por las enormes raíces que envuelven los restos de piedra y dan al lugar un halo mágico. En Portugal, mucho más cerquita, sucede algo parecido. A pocos minutos de Viana do Castelo descansan las ruinas de este convento del siglo XIV. Se accede con relativa facilidad siguiendo un sendero empedrado por el monte, hasta llegar a la puerta de entrada, cerrada a cal y canto con verja y candado. Desde esa misma puerta es posible observar cómo las enredaderas y las zarzas se han apoderado de lo que un día fue un imponente edificio religioso.

La caminata hasta la entrada es sencilla, de unos diez minutos aproximadamente, aunque es fácil desviarse por las bifurcaciones del camino. Justo donde termina la carretera hay bastante aparcamiento, por lo que se puede dejar el coche allí y comenzar a caminar de inmediato.

Playas de Viana do Castelo

Praia Norte

Al norte de la ciudad se sitúa Praia Norte que, con poca arena y mucha piedra, regala estampas fotográficas muy hermosas. Aunque era invierno, hacía sol. Un par de cormoranes secaba las alas aprovechando la brisa, mientras los paseantes se resguardaban del frío enfundados en sus abrigos.

Caminando con el mar a nuestra izquierda llegamos al Forte da Areosa o Forte da Vinha, un fuerte en ruinas al que se puede entrar para admirar las vistas desde lo alto de sus muros. Desde él se veía también la ruta ecuestre del litoral norte de Viana do Castelo, de 14 kilómetros, que discurre por la región. A lo lejos se adivinaba la silueta de un molino de viento.

Camino ecuestre en Viana do Castelo

El área de Praia Norte tiene zona de aparcamiento (bastante abarrotada) y servicios como parque infantil o cafeterías. Aquí aprovechamos para descansar en uno de los cafés y degustar algunas delicias portuguesas, como la baba de camelo o un crepe crocante que estaba delicioso, al tiempo que veíamos cómo el sol se escondía en el horizonte.

Praia do Cabedelo y Praia de Luzia Mar

Las playas al sur de la ciudad ofrecen un paisaje diferente: extensos arenales delimitados por sistemas dunares ganados por la vegetación. Por sus características, son lugares frecuentados por los practicantes de deportes como el kitesurf. Es un paisaje espectacular que mejora todavía más con los colores del atardecer.

Recorrido por la ciudad de Viana do Castelo

Si sois más de turismo urbano, Viana do Castelo no os decepcionará. En el centro histórico de Viana do Castelo nos encontraremos lugares como la Praça da República o la antigua Casa Consistorial, además de la catedral.

✅ ¿Te apetece leer nuestro post sobre qué ver en Braga?

Si hacéis una ruta por la ciudad, podéis visitar el Forte Santiago da Barra, también llamado Castelo de Santiago da Barra, que está situado junto al mar y data del siglo XV, aunque se cree que la primera edificación es del siglo XIII. Muy cerca se encuentra también la Estátua à Mulher Vianesa, con una flor en una mano y un barco en la otra. Si os interesa el mundo del mar también podéis visitar el puerto pesquero y el barco Gil Eannes, un buque hospital que hoy en día ejerce de museo y se puede recorrer.

Viana do Castelo: otras opciones

Si os gusta visitar museos, Viana do Castelo cuenta con algunos como el Museo de Arte y Arqueología y el Museo del Traje. Tenéis más información en esta página de Visit Portugal.

Dónde comer en Viana do Castelo

Para hacer estas recomendaciones nos hemos basado tanto en nuestra experiencia, como en los consejos de un buen amigo portugués. A nosotros nos gustó mucho el restaurante O Botequim, hacia el norte, que tiene especialidades brasileñas. Nuestro amigo recomienda Casa Primavera – Taberna Soares. No lo hemos probado, así que lo haremos la próxima vez que vayamos 🙂

Y tú, ¿conoces algún lugar imprescindible que ver en Viana do Castelo? ¡Nos lo puedes dejar en comentarios!

También puede gustarte...