Gran barrera coral Australia

Gran barrera de coral en Cairns

Una de las razones por las que viajamos a Australia fue, precisamente, visitar la Gran Barrera de Coral. El mayor arrecife de coral del mundo se encuentra frente a la costa de Queensland, en el llamado mar del Coral, y es el lugar soñado para los amantes de la vida submarina. Cuando uno se imagina lo que va a encontrar en un lugar así, se le pasan por la cabeza peces de colores, tortugas, tiburones, anémonas y almejas gigantes. Y efectivamente, es así. Pero también hemos podido comprobar que se ha convertido, por desgracia, en un lugar masificado por las hordas de turistas.

En el post de hoy vamos a contaros nuestra experiencia en este lugar mágico, mostrándoos las luces y las sombras de uno de los lugares más fascinantes del planeta. Hicimos dos visitas al arrecife en desde dos ciudades diferentes: Cairns y Port Douglas. Hoy vamos a contaros nuestra experiencia desde la ciudad de Cairns.

La salida desde Cairns

arrecife de coral australia
Nuestra primera impresión del arrecife

Salimos aproximadamente a las 8 de la mañana, y tras una cola interminable para obtener nuestros billetes (¡y eso que los habíamos comprado con antelación!) conseguimos embarcar en el catamarán. Éramos aproximadamente 60 personas en el barco. Como el camino hasta la parte exterior de la barrera de coral es largo (más o menos una hora), nos dieron algo de desayunar. Por el camino localizamos una hembra de ballena jorobada con su cría, ambas saltando, por lo que se nos hizo más emocionante el trayecto.

Snorkel en la Gran Barrera de Coral

arrecife de coral Australia
Cientos de peces en la Gran Barrera de Coral

Durante nuestra jornada en la Gran Barrera de Coral visitamos tres atolones diferentes en la parte exterior del arrecife, con paradas de una hora en cada uno, aproximadamente. La empresa con la que fuimos visita habitualmente los siguientes emplazamientos: Thetford, Flynn, Milln o Pellowe, dependiendo de las condiciones del día. Cada uno de los lugares visitados es diferente, por lo que pudimos ver infinidad de fauna marina: almejas gigantes del tamaño de personas, peces payaso escondidos en las anémonas, coloridos peces loro, pepinos de mar enormes, e incluso un tiburón escondido en el fondo. Algún afortunado se encontró también con una tortuga, aunque nosotros no la vimos. La temperatura del agua era muy agradable, aunque de vez en cuando cruzábamos una corriente fría que nos hacía escapar hacia zonas más templadas.

Entre inmersiones tuvimos también el bufé de la comida, aunque luego nos arrepentimos un poco de haber comido tanto, porque meterse de nuevo en el agua y hacer esfuerzo físico con el estómago lleno no fue muy buena idea. Tras la última inmersión, un café para entrar de nuevo en calor, y unos trozos de tarta para animar la despedida.

Tras el viaje de regreso a Cairns, llegamos a puerto sobre las 16:30, por lo que tuvimos tiempo de pasear por Esplanade, que estaba cerca, antes de que anocheciera. Allí acabamos la jornada fotografiando pelícanos y otras aves, además de la infinidad de mariposas que revoloteaban sobre el paseo. Cairns es una ciudad con un ambiente juvenil, lleno de tiendas, restaurantes de comida asiática y peluquerías de estilo alternativo. Existen muchos albergues de mochileros con precios razonables, además de gran variedad de lugares para reservar excursiones, y eso se nota en el tipo de turista que visita la ciudad, dejando un ambiente alegre y desenfadado.

Esplanade en Cairns
Piscina en la Esplanade de Cairns

Nuestra experiencia en el arrecife

Como ya dijimos al principio del post, esta experiencia nos dejó sentimientos encontrados. La Gran Barrera de Coral australiana es absolutamente maravillosa, por lo que salimos de allí maravillados, pero la cantidad de gente que hacía cola en la estación marítima para dirigirse a los atolones nos dejó asustados. Además, vimos gente sujetándose deliberadamente en el coral, e incluso apoyando los pies para descansar, por lo que en algún momento volvimos al barco bastante enfadados con nuestros compañeros de viaje.

En nuestra opinión, sería necesario reducir la cantidad de visitantes que acceden cada día a los atolones. Cuando hay 80 personas nadando en un mismo punto, es imposible controlar si tocan o arrancan, si pisan o golpean. La Gran Barrera de Coral es un lugar paradisíaco, y debería seguir siendo así. No somos expertos en este tipo de materia, pero sí hemos comprobado que algunos lugares que hemos visitado, como Bonito, en Brasil, funcionan de forma sostenible gracias al control riguroso del número de personas que acceden a los entornos naturales. Obviamente, es un tema que tiene que salir de las administraciones públicas, no de las propias empresas que realizan la excursión.

En defensa, también, de la empresa con la que realizamos la excursión, cuando le comentamos al monitor que habíamos visto gente tocando los corales, dio un aviso público para recordar que estaba terminantemente prohibido. Por desgracia, la gente pasa un poco del tema, no le interesa o no quiere que le interese, y al final esas cosas provocan el deterioro de la naturaleza.

Pez loro y almeja gigante
No podemos dejar que algo así se deteriore

Consejos prácticos:

  • Aunque, por norma general, en las excursiones te proporcionan un traje que te cubre de la cabeza a la punta de los dedos para evitar las picaduras de medusas, mucha gente aprovecha los intervalos entre inmersiones para tomar el sol en cubierta, y claro, utilizan protector solar. En este caso es muy importante utilizar un protector solar que sea respetuoso con los corales. Nosotros no conseguimos encontrarlo en ningún supermercado, por lo que tuvimos que comprarlo directamente en la estación marítima. Afortunadamente, no nos salió excesivamente caro.
  • Es buena idea tomar algún remedio contra el mareo, porque el barco puede moverse bastante. Tanto en el barco como en la estación marítima vendían pastillas contra el mareo, pero nunca está de más llevarla de casa.
  • Intentar escoger una empresa que promueva el turismo responsable en el arrecife, para minimizar el impacto ambiental de nuestro viaje. Nosotros hicimos nuestra visita con Silver Series.
  • Si tenéis cámara acuática, llevadla. En pocos lugares se puede ver tanta vida marina como aquí. ¡Tendréis unos vídeos increíbles! Las excursiones suelen llevar su propio fotógrafo que hace fotos a los visitantes, pero luego las venden a precios muy altos.
  • Llevar ropa para cambiarse, porque en la zona interior del barco no permiten estar en bañador (y además se pasa después de ponerse y quitarse el traje de licra mojado). Definitivamente, ponerme ese traje infernal empapado para volver a entrar en el agua fue la experiencia más incómoda de la excursión 😀
  • En el barco nos prestaron tubo y gafas, además de las aletas. Nosotros solemos llevar nuestro propio equipo porque se ajusta mejor y nos da un poco de grimilla compartir tubo, pero en esta ocasión nos lo olvidamos en el albergue, por lo que usamos el equipo que nos prestaron.
  • Y lo más importante: por favor, no toquéis los corales, no los piséis, no os llevéis trozos de recuerdo. La Gran Barrera es una estructura viva, es una comunidad de millones de seres vivos que mantienen un equilibrio delicado y son vulnerables a las agresiones externas. No solo los gobiernos y administraciones públicas son responsables de su conservación, nosotros también lo somos con nuestro comportamiento. Disfrutemos de ella, pero dejando que las futuras generaciones también puedan hacerlo.
  • Si queréis conocer nuestra ruta por Australia, puedes consultar nuestro post sobre Australia en 15 días.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad