Apnea en la Nascente Azul

Bonito: Nascente Azul

Habíamos ido a Bonito para disfrutar de sus ríos cristalinos, y eso es justamente lo que hicimos. Tras nuestro paso por el Rio da Prata, la segunda excursión de snorquel en aguas transparentes que hicimos en Bonito fue la de la Nascente Azul.
Situada a 31 km de Bonito, esta atracción ofrece un recorrido más tranquilo y mucho más corto que el realizado en el Rio da Prata, por lo que los esnorqueleros principiantes de nuestra comitiva lo agradecieron y se sintieron mucho más relajados.

Excursión a Nascente Azul

Tras llegar a la recepción de la fazenda, o hacienda, la excursión comenzó con una pequeña caminata de unos 300 metros por un sendero de madera que nos llevó hasta el lugar donde nos dieron el material necesario (chaleco, tubos y gafas, zapatos, neopreno). Por el camino pasamos junto a una espectacular cascada que, como muchas en la zona, también estaba formada por tobas calcáreas.

Cascada de la Nascente Azul, en Bonito

Seguimos por el sendero durante un kilómetro y medio más pasando junto al río Bonito. A estas alturas, ya éramos expertos en caminar con equipamiento de snorkel por el medio de la selva… En un tramo del camino nos detuvimos en una zona tranquila del río e hicimos una pequeña parada para que los principiantes se acostumbrasen al equipo. Tras chapotear un poco y seguir las instrucciones del guía, cuando todo el mundo se sintió cómodo, seguimos el sendero hasta llegar al lugar de la naciente del río.

Nascente Azul

La Nascente Azul o Naciente Azul

La peculiaridad de este lugar increíbles es que, gracias al reflejo de la luz el pequeño lago donde nace el río, el agua tiene un tono azul turquesa intensísimo, que le da nombre a la ruta. No, no es cosa de marketing ni exageran cuando lo cuentan: es de verdad muy, muy azul. En ese pequeño lago donde nace el río nos permitieron hacer apnea ayudados de una cuerda para acercarnos a la grieta que da lugar al nacimiento del río, donde nadaban todo tipo de peces que entraban se escondían en la cavidad cuando nos acercábamos. Tomás y yo hacíamos apuestas para ver quién conseguía acercarse más a la grieta, aunque en realidad no era difícil al contar con la ayuda de la cuerda.

Tomás haciendo apnea en la Nascente Azul

Snorquel por el río

Tras observar la naciente del río, seguimos nuestro camino río abajo durante un corto trayecto observando la fauna acuática. El río era poco profundo y de aguas muy tranquilas, por lo que nos resultó fácil hacer el recorrido. Lo único que teníamos que tener muy en cuenta era tener cuidado de no tocar el fondo con los pies, pues al hacerlo se levantaba la arena y el agua perdía su efecto cristalino, además de que podíamos dañar las algas con las aletas. Ni que decir tiene que, como suele pasar en todas partes, había los típicos plastas que no hacían más que ponerse de pie sobre la arena, fastidiando a los de alrededor. Solución: alejarse lo máximo posible o incluso ir por delante de ellos para que no fastidiasen el recorrido a los demás.

Peces en la Nascente Azul

Fin del recorrido

Al acabar el recorrido por el agua, una camioneta nos llevó de vuelta al punto de partida. Tras entregar de nuevo todo el material regresamos al edificio principal de la hacienda e hicimos una pausa para comer en el restaurante. Después tuvimos la oportunidad de pasar la tarde junto al lago fluvial en el que se ofrecían varias actividades: kayak, tirolesa, puentes sobre el agua o simplemente descansar en las hamacas.

Puedes ver aquí nuestro post sobre qué hacer en Bonito para saber qué más atracciones hay.

Lago fluvial en la fazenda

Tras echar una siesta en una hamaca y observar los pajarillos, mientras Tomás se lanzaba al agua de mil maneras distintas, yo preferí echar un vistazo a los alrededores y explorar para ver si encontraba algo que fotografiar. Y vaya si encontré. Una piara de pecaríes, muy tímidos pero muy divertidos, que correteaban entre la vegetación junto al jardín.

Porco do mato en Bonito Brasil

📸 Consulta aquí qué animales se pueden ver en Bonito.

Si queréis conocer más sobre lo que se puede hacer en la Nascente Azul y ver opciones para visitarla, podéis consultar su página web. Fue uno de nuestras excursiones favoritas en Bonito, por lo que os animamos a echar un vistazo. 🙂 ¿Qué os ha parecido?

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad