Qué ver en Abisko

Aunque nuestro objetivo al visitar Abisko era disfrutar del fenómeno de las auroras boreales, no quisimos dejar pasar la oportunidad de conocer lo que el otoño en Laponia puede ofrecer. Si queréis saber qué ver en Abisko, ¡seguid leyendo!

El parque nacional de Abisko abarca 77 kilómetros cuadrados de pura naturaleza lapona. En este territorio relativamente pequeño podemos encontrar paisajes tan variados como montañas, ríos, lagos, praderas y bosques, siendo sin duda el lago Torneträsk el elemento paisajístico más reconocible de la región. Este parque nacional tiene la ventaja, además, de ser uno de los lugares menos lluviosos de Suecia, si bien a nosotros nos llovió durante una de nuestras rutas.

¿Qué hacer en Abisko?

Las actividades en la región varían mucho según la temporada. Si en invierno las motos de nieve, los trineos y las excursiones para ver alces son los puntos fuertes, en otoño la oferta cambia. No es posible realizar las actividades relacionadas con la nieve, pero sí se puede disfrutar de un entorno ideal para el senderismo. Las opciones son variadas, desde cortos paseos hasta senderos empinados. Nosotros hicimos dos rutas completamente distintas, tanto en paisaje como en dificultad, que os contamos a continuación.

Cañón de Abisko

colores del cañón de abisko
Los colores del cañón de Abisko

La primera opción (y la más sencilla) comienza a escasos metros de distancia del Abisko Mountain Station. Se trata del cañón del río Abiskojåkka, que desemboca en el lago Torneträsk. Esta ruta, que permite caminar por la orilla del río y desde lo alto de las paredes de roca a una altura de hasta 20 metros, es una opción fácil y cercana para disfrutar de la gama de colores otoñales y del sonido del agua al abrirse paso.

junto a la orilla del río en Abisko

Como curiosidad, los carteles relatan que el curso del río fue modificado en 1899 cuando se construyó el ferrocarril, por lo que actualmente se puede observar el agujero en la roca que se excavó para desviar el agua. Antes, en ese lugar había una cascada a la que llamaban «Cascada del Reno Salvaje», que hoy en día está tapiada.

agujero en el cañón de abisko
Paso del agua en el cañón de Abisko

Los puntos fuertes de esta ruta son su fácil acceso y su poca dificultad. Además, tiene una maravillosa flora y hay explicaciones y carteles estratégicamente colocados durante el recorrido. Estos carteles ayudan a comprender mejor la naturaleza del lugar, señalando puntos concretos a los que prestar atención o mostrando la flora y fauna autóctonas.

Ruta hasta el lago Rissajaure por el valle Kärkevagge

Aunque este lago no forma parte del parque nacional de Abisko, es posible realizar esta excursión teniendo como campo base el pueblo de Abisko. Al contrario que la ruta del cañón, este recorrido presenta algo más de dificultad. El tiempo aproximado necesario para realizar la ruta son unas 7 horas y media, con una longitud de 12 kilómetros y 400 metros de desnivel. En esta ocasión, optamos por contratar un guía que nos acompañase durante el recorrido y nos llevase en coche hasta el punto de inicio de la ruta, cosa que agradecimos infinitamente cuando se puso a llover a cántaros y el terreno se volvió resbaladizo.

estación de tren en trollsjon

Ruta hasta el lago

La ruta comienza directamente en la carretera E10, la que une Kiruna y Narvik, en Noruega, y atraviesa un pequeño bosque. El primer punto significativo del camino es una pequeña estación de tren en la que para solicitar la parada del ferrocarril hay que girar una señal visual y esperar a que el conductor la vea. El tren tiene gran relevancia en Abisko, puesto que es el medio de transporte que carga el hierro de la mina de Kiruna hasta Noruega, donde se embarca para su traslado. Resulta impresionante ver pasar el tren desde lo alto, con 68 vagones cargados hasta los topes de hierro procedente de la mayor mina de hierro del mundo.

Tren hacia Narvik
Tren en dirección Narvik

Tras dejar atrás las vías del tren, el camino sigue avanzando cada vez más empinado por un valle lleno de grandes rocas de origen glacial. El paisaje es sorprendente y permite adivinar por qué las leyendas afirmaban que las grandes piedras las lanzaban los trolls (de ahí también el otro nombre que recibe el lago, Trollsjön). La realidad es mucho menos poética, puesto que los enormes bloques fueron transportados por el hielo durante su recorrido. Incluso sin mitos ni leyendas, el paisaje es majestuoso de por sí, no solo por las rocas, sino por los intensos colores que las rodean.

Valle hacia Trollsjon

Por el camino, si se presta atención es posible observar alguno de los pequeños roedores que excavan sus madrigueras junto al sendero. Aunque son muy huidizos, si no haces mucho ruido no se ahuyentarán. En ocasiones también es posible ver lemmings, aunque nosotros no tuvimos tanta suerte. Lo que sí abundaban eran las bayas y la vegetación otoñal, dando color a cada rincón. Por otro lado, los Sami han estado criando renos en esta región durante siglos, por lo que es posible encontrar rebaños de renos pastando en las praderas. Nosotros no tuvimos suerte y no vimos ni un solo reno, y eso que había un montón de excrementos en la montaña.

De camino a Trollsjon

El lago de los trolls

En lo alto del valle y casi sin previo aviso aparece un paredón vertical de roca, y a sus pies el lago Rissajaure, el lago de los trolls. Aquí, junto al lago y aprovechando que la lluvia nos dio un descanso, aprovechamos para almorzar y disfrutar de las vistas. Cuando el sol ilumina la superficie del lago, la estampa se convierte en un verdadero espectáculo. Su superficie se convierte en un espejo que refleja la orilla con tal nitidez que no se puede saber con exactitud dónde empieza el agua. El lago Rissajaure está considerado el más transparente de Suecia, con una visibilidad de 34 metros de profundidad. Cabe destacar que el lago Trollsjön está cubierto de hielo durante la mayor parte del año. Por eso, solo se puede disfrutar de su transparencia durante los tres meses de verano.

Lago de Trollsjon

Tras almorzar y admirar los destellos del agua cuando las nubes dejaban pasar los rayos del sol, comenzamos nuestro descenso por las praderas y entre las rocas. En este momento empezó a llover más fuerte y el suelo se volvió bastante resbaladizo. Uno de nuestros compañeros de trayecto que no iba con el calzado adecuado se pegó unos cuantos tortazos durante el descenso. La verdad es que cuando llegamos de nuevo al coche respiramos algo aliviados.

El lago más transparente de Suecia

Consejos prácticos para visitar Abisko

  • El otoño es una época ideal para visitar esta región. Las temperaturas todavía no son extremas, el paisaje se llena de color y ya no hay tantos mosquitos como en verano. Además, ¡se pueden ver auroras boreales!
  • Llevar botas de trekking, ropa de abrigo y protección para la lluvia. También es recomendable llevar agua y comida para las rutas largas.
  • El parque nacional de Abisko tiene unas normas estrictas de conservación, por lo que os aconsejamos que las consultéis para evitar incidentes. Algunas de ellas son la prohibición de acampar o hacer fuego fuera de los lugares designados para ello, la prohibición de dañar la flora, fauna y el entorno general (sí se pueden recoger bayas y setas), o las restricciones estacionales relativas a animales domésticos o a zonas concretas como el delta del Abiskojåkka. Podéis consultar la lista completa en este enlace.
  • Es recomendable consultar con el Centro de visitantes para saber qué rutas son idóneas para cada época del año, puesto que algunas solo se pueden realizar en verano.
  • La página de la Swedish Tourist Association ofrece información sobre las distintas rutas disponibles en la región. En Abisko hay rutas para todos los gustos, desde pequeños senderos hasta largos recorridos como el King’s Trail, una ruta de 430 kilómetros de Abisko a Hemavan, por lo que hay opciones para todos los amantes del senderismo.

✅ Consulta aquí la lista de posts de nuestro viaje por Suecia, con paradas en Dinamarca y Noruega:

También puede gustarte...

2 Comments

  1. ¡¿7 horas y media para 12 kilómetros?! ¡Pues sí que tiene que ser difícil!

    1. Bueno, piensa que se hacen paradas para descansar, comer y admirar el lago… Aunque sí, tiene su complicación, sobre todo con lluvia. Es una ruta que se debe hacer con zapatos adecuados, porque iba con nosotros un chico con zapatillas de lona y se pegó unas leches de campeonato el pobre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración de tu navegador u obtener más información aquí.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar