Visita a Estocolmo

Estocolmo fue una de esas ciudades de las que no esperábamos gran cosa y al final nos sorprendió para bien. Llegamos a Estocolmo tras una agotadora noche en autobús, y la primera imagen que obtuvimos de esta bonita ciudad fue la del amanecer sobre su infinidad de canales. La belleza de Estocolmo no se entendería sin sus islas repletas de edificios históricos ni sus puentes que atraviesan los brazos de agua. A un lado, el lago Mälaren. Al otro, el mar Báltico. Tras pasar por esta ciudad, podemos decir que la visita a Estocolmo fue uno de los puntos fuertes de nuestro recorrido por Suecia.

Como para nuestra visita a Copenhague durante este mismo viaje, para nuestra visita a Estocolmo también adquirimos un pase turístico para varios días. A continuación vamos a enseñaros los lugares que visitamos durante nuestra estancia en Estocolmo.

Qué ver en Estocolmo:

Museo Vasa

Este museo esconde una de las joyas de Estocolmo: el increíble barco de guerra Vasa, que se hundió en 1628 poco tiempo después de haber salido por primera vez de puerto. Tiempo después se recuperó el barco del fondo del mar, estando hoy en día expuesto para su visita. El barco, que se hundió debido a un error de diseño, estaba destinado a ser la joya de la flota y precisamente por ello se vino a pique. Las exigencias del rey fueron excesivas y la estructura no pudo con semejante portento.

De cerca se puede apreciar su maravillosa ornamentación y su excesiva altura, que hizo que el barco escorase con una ráfaga de viento nada más salir de Estocolmo. El museo explica con detalle su diseño, su hundimiento y su posterior recuperación. Podéis obtener más información consultando su página web.

Iglesia de Riddarholmen

iglesia en Estocolmo

Esta iglesia, situada cerca del Palacio Real, es el panteón de la mayor parte de los reyes de Suecia. Este antiguo edificio fue con anterioridad un monasterio franciscano.

Palacio Real

Palacio Real de Estocolmo

El suntuoso Palacio Real de estilo barroco es una visita estupenda para hacerse una idea de la grandeza de la Casa Real sueca. Se pueden visitar las dependencias reales y el tesoro, además de distintas colecciones de carruajes y vestidos o el museo Tre Kronor.

Nordiska Museet

Nordiska Museet

Lo confesamos: en realidad entramos al Nordiska Museet no por la exposición, sino por lo bonito que es el edificio, una obra de arte en sí misma. Esta construcción con aspecto de castillo renacentista nórdico está en la isla de Djurgården, muy cerca del museo Vasa. La entrada estaba incluida en la Stockholm Pass, por lo que no dudamos en entrar para admirar el edificio. El enorme recibidor de 126 metros de largo y 24 metros de alto es todo un espectáculo.

Skyview

Skyview

Para obtener unas vistas impresionantes de la ciudad subimos al Skyview, una gran cabina esférica transparente en lo alto del Ericsson Globe. Recomendamos ir temprano para evitar las colas, ya que las dos esferas disponibles tienen espacio limitado y tardan un rato en subir y bajar, por lo que se forma fila. El paisaje de Estocolmo a 130 metros de altura merece la pena.

Catedral de Estocolmo

La catedral, también llamada Storkyrkan, es un imponente edificio en el centro de Estocolmo que ha sido testigo de grandes eventos históricos del país. Destaca su estatua de San Jorge y el Dragón.

Ruta a pie por Gamla Stan

Plaza Casco Viejo Estocolmo

Gamla Stan es el corazón de Estocolmo y por ello es una buena idea recorrer la zona con un guía experto que explique la historia de la ciudad y muestre los recovecos y maravillas escondidas, como la pequeña escultura Järnpojke, la más pequeña de la ciudad, o la calle más estrecha de Estocolmo. El casco histórico de Estocolmo tiene un encanto especial que no te deja indiferente, y la plaza de Stortorget es un buen lugar para empezar a descubrirlo.

Paseo en barco bajo los puentes de Estocolmo

Under de Bridges en Estocolmo

Esta ruta turística permite observar algunos de los puntos de interés de la ciudad desde el agua. Uno de los momentos más interesantes del recorrido es sin duda el paso por las esclusas que comunican el Báltico con el lago Mälaren. Es un recorrido en barco bastante solicitado, por lo que aconsejamos llegar con antelación al lugar para evitar quedarse sin plaza.

Paseo en barco por el archipiélago

Archipiélago de Estocolmo

Este paseo en barco recorre parte del archipiélago de Estocolmo y permite echar un vistazo a las exclusivas mansiones escondidas entre la vegetación. El archipiélago está formado por infinidad de islas de distintos tamaños, y en algunas de ellas hay solamente una casa con su embarcadero. Por lo que comentaban en el barco, ¡vivir allí no estaba precisamente al alcance de todos! El recorrido empieza en la ciudad y hace un recorrido de unas tres horas hacia el Este, regresando de nuevo a la capital.

Recorrido por las estaciones de metro

Metro de Estocolmo

Estocolmo esconde una sorpresa bajo tierra: muchas de sus estaciones de metro cuentan con gran variedad de decoraciones distintas, a cada cual más original. Para nosotros lo más divertido fue no saber qué era lo que iba a aparecer en la siguiente estación, por lo que dedicamos parte de nuestra estancia a “aprovechar” nuestra tarjeta de transporte y desplazarnos a las estaciones que sabíamos tenían alguna decoración. Recomendamos visitar, entre otras, T-Centralen, Solna Centrum, Stadion, Kungsträdgården, etc.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

  • Nosotros adquirimos la Stockholm Pass para nuestra visita, ya que nos gusta visitar la mayor cantidad de lugares posible y nos compensaba económicamente. La tarjeta ofrece opciones de uno o varios días y dependiendo del tiempo del que dispongamos podemos adquirir una u otra. Si lo que te gusta es el turismo más relajado, de pasear por las calles y no visitar demasiadas cosas, tal vez no sea la opción más rentable. Las atracciones incluidas en la Stockholm Pass pueden variar también con el tiempo, por lo que para saber lo que ofrece actualmente hay que visitar su página web. Los meses con más opciones visitables son julio y agosto.
  • No todas las opciones están disponibles en todas las épocas del año, por lo que es conveniente ver con antelación cuáles están disponibles.
  • Cómo ir y volver del aeropuerto: aunque nosotros llegamos a Estocolmo en autobús nocturno desde Gotemburgo, sí que nos fuimos desde el aeropuerto de Arlanda. El aeropuerto está bastante lejos de la ciudad, por lo que se hace necesario algún tipo de transporte. Nosotros fuimos en tren, mediante la compañía de transporte público de Estocolmo, Storstockholms Lokaltrafik. En la ciudad, el tren se puede coger en la estación Stockholm C. Para ir al aeropuerto es necesario pagar una tasa adicional, ya que no está incluida en el billete para transporte urbano. También existe un tren rápido al aeropuerto, el Arlanda Express, aunque es más caro. Otra opción es el autobús, mediante la empresa Flygbussarna. Por último, siempre existe la opción de los taxis.
  • Divisa: en Suecia utilizan la corona sueca, aunque durante nuestra visita no tuvimos necesidad de cambiar moneda, puesto que aceptaban tarjeta en todos lados.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *