Excursión desde Tromsø por los fiordos árticos de Noruega

Una de las zonas más bonitas cerca de Tromsø es la isla de Kvaløya, en la que se puede hacer una excursión por los fiordos árticos de Noruega. Te contamos qué lugares visitamos nosotros y cuál es la mejor forma de hacer la ruta.

Una playa nevada en uno de los fiordos árticos que se visitan durante la excursión desde Tromso
Una playa nevada junto a uno de los fiordos

La isla de Kvaløya, junto a Tromsø, es la quinta isla más grande de Noruega y está separada de la ciudad solamente por un puente. Es uno de los lugares más cercanos y sorprendentes, gracias a sus paisajes montañosos, sus fiordos, sus lagos helados y los grupos de renos que habitan aquí.

Otras opciones de actividades desde Tromsø:

Un reno pastando sobre la nieve en el Ártico de Noruega
Un reno pasta sobre la nieve

Cómo visitar los fiordos árticos desde Tromsø

Si vas en invierno, como nosotros, seguramente no querrás arriesgarte a alquilar un coche, ya que en esta época la carretera está helada e incluso se pueden producir avalanchas que te obliguen a cambiar de ruta. Nosotros hicimos esta excursión para ir tranquilos y la verdad es que nos gustó muchísimo.

Lago helado en la excursión por los fiordos árticos de Noruega desde Tromso
Un lago completamente nevado

Excursión por los fiordos árticos de Noruega desde Tromsø

Aunque nosotros ya habíamos tenido una primera experiencia con los fiordos del norte de Noruega en nuestra visita a Narvik, decidimos conocer los de la zona de Tromsø.

Durante la ruta visitamos tres islas distintas (sin contar Tromsøya, la isla donde se encuentra Tromsø) y vimos tres fiordos diferentes.

Un pueblo completamente nevado en el Ártico de Noruega
Pueblo de Ersfjordbotn

Las islas fueron estas:

  • Kvaløya
  • Sommarøy
  • Hillesøya

Y los fiordos fueron los siguientes:

  • Kaldfjorden
  • Ersfjorden
  • Kattfjorden

Cobertizos para botes de Stakken

Playa nevada de Noruega donde se encuentran los cobertizos de botes de Stakken

La primera parada la hicimos junto a los cobertizos para botes de Stakken, muy cerca del pueblo de Kvaløysletta. Se trata de un conjunto de casetas de madera con techos de hierba al estilo tradicional de la región, utilizados principalmente para guardar botes.

Muchas de las casetas tienen un cartelito junto a la puerta con información sobre el tipo de estructura y su utilidad.

Tomás frente a un cobertizo para botes junto a uno de los fiordos árticos de Noruega
Cobertizo de Stakken

✓ A lo largo de la costa es posible ver algunas de estas construcciones tradicionales, que llaman la atención sobre todo por el techo en el que crece la hierba. Pese a lo que pueda parecer, es un aislamiento estupendo.

Cuando nosotros fuimos, en noviembre, estaban todas las casetas cerradas, por lo que no pudimos ver su interior. Puedes leer más información sobre el conjunto en esta web.

Lo más bonito del conjunto para nosotros es el muelle hecho de troncos de madera y piedras, en el que se pueden sacar unas fotos preciosas con el atardecer al fondo.

Puesta de sol frente a un muelle de madera en uno de los fiordos árticos de Noruega

Fiordo de Kaldfjorden

Tras esta primera parada continuamos por la carretera y cruzamos la isla de Kvaløya en una zona donde se estrecha un montón, ya que aquí se encuentran dos fiordos que casi se tocan: el Kaldfjorden y el Ersfjorden.

✓ Los fiordos se formaron debido a la erosión glaciar. Cuando desaparecieron los glaciares, el mar invadió los valles erosionados, quedando rodeado por laderas de montañas muy abruptas y escarpadas.

En esta zona del norte de Noruega podemos encontrar tanto fiordos, cerrados en una de las esquinas, como senos o estrechos (sund, en noruego), masas de agua abiertas por ambos lados. Esto se debe a la orografía tan particular de Noruega, llena de islas y entrantes de agua entre montañas.

Un pueblo costero rodeado por la nieve frente a uno de los fiordos noruegos

✅ Tal vez el estrecho o sund más famoso del norte de Europa sea el estrecho de Oresund, que separa las ciudades de Copenhague en Dinamarca y Malmö en Suecia.

Con sus 16 kilómetros de longitud, el fiordo de Kaldfjorden divide la isla de Kvaløya en dos mitades por el oeste. El fiordo tiene su parte final y más estrecha en el pueblecito de Kaldfjord y, tras serpentear a derecha e izquierda, finaliza en la isla de Vengsøya.

Fiordo de Ersfjorden

Paisaje nevado frente al fiordo de Ersfjorden, uno de los más impresionantes de la excursión desde Tromso
Fiordo de Ersfjorden

Nuestra ruta siguió por la carretera 865 que recorre el sur del fiordo de Kaldfjorden. Por aquí llegamos al fiordo más bonito para nosotros: el Ersfjorden. Aquí, los dos fiordos casi se tocan.

Casi podría decir que las vistas del Ersfjorden desde el mirador, por encima del diminuto pueblo de Ersfjordbotn, son las mejores de todo el recorrido. Imagina una lengua de mar rodeada de montañas cubiertas de nieve, con un pueblecito de casas rojas en su interior; pues eso es el Ersfjorden.

Fiordo de Ersfjorden

Al fondo, montañas escarpadísimas dibujan el paisaje y la nieve se tiñe de un color dorado por la puesta de sol. En el momento que vimos este paisaje, decidimos que hacer esta excursión había valido la pena, ya solamente por ver esto.

Montañas escarpadas y cubiertas de nieve junto al fiordo de Ersfjorden

Lago de Kattfjordvatnet

Seguimos nuestra ruta por la isla de Kvaløya hasta llegar al lago de Kattfjordvatnet, que estaba completamente congelado. Por lo que nos contaron, la zona que rodea al lago es famosa entre las personas que practican esquí fuera de pista, aunque es también un lugar en el que se producen muchas avalanchas.

Paisaje junto al lago helado de Kattfjordvatnet con las montañas al fondo
Lago helado

Del lago parte un pequeño río que desemboca en el fiordo en una pequeña cascada, aunque ni siquiera pudimos verlo por estar completamente congelado. Es más, si no me llegan a decir que aquello es un lago, pensaría que era tierra firme.

Lo que sí vimos fue un grupo de trineos tirados por huskies que avanzaban junto al lago, al pie de la montaña. La estampa nos pareció muy curiosa. Nosotros no nos atrevimos a adentrarnos en el lago helado…

Un grupo de trineos tirados por perros junto a un lago helado en Noruega

Fiordo de Kattfjorden

Nuestro camino siguió hasta llegar al último fiordo… O no. Y es que se trataba del Kattfjorden, un fiordo de seis kilómetros de longitud que se divide en su interior en dos ramas o fiordos más: el Nordfjord y el Sørfjord. ¡La geografía de Noruega es muy complicada!

El Kattfjorden finaliza en el exterior en otra de las muchas islas de la zona, Tussøya. Nosotros continuamos por su orilla sur un buen rato hasta llegar a la zona donde se encuentra el puente de la isla de Sommarøy.

Puente hacia la isla de Sommaroy en Noruega
Puente de la isla de Sommarøy

Isla de Sommarøy

Justo antes de cruzar el puente hicimos una pequeña parada para apreciar el paisaje. Desde aquí pudimos ver el puente, que llega a la isla haciendo una curva y es de un solo sentido.

También pudimos ver más hacia la derecha la isla de Håja, con una forma que se nos hizo muy familiar; y es que se dice que esta isla sirvió de inspiración para la Catedral del Ártico de Tromsø.

Isla de Haja cerca de Tromso
Isla de Håja

Las fotos desde aquí, con el mar, el puente, la isla de Sommarøy y la isla de Håja desde la playa nevada son impresionantes.

✓ Sommarøy significa “la isla del verano”. Se dice que el nombre viene del hecho que los sami llevaban ahí sus renos durante el verano.

Playa de Steinsvija con la isla de Haja al fondo

Paramos a comer en la playa de Steinsvika, en la isla de Sommarøy. Esta es una zona de casitas dispersas y desde la playa es posible ver la isla de Håja, por lo que comimos con el mejor de los paisajes. El chocolate caliente que nos dieron también nos sentó increíble.

✓ En Steinsvika hay un yacimiento arqueológico de la edad de hierro, aunque no pudimos ver absolutamente nada por la nieve, así que no sabemos si hay algo que merezca la pena visitar, o no.

Vistas de la playa de Steinsvika
Playa de Steinsvika

Isla de Hillesøy

La última isla que visitamos en nuestro recorrido por los fiordos noruegos cerca de Tromsø fue la isla de Hillesøy. Aunque es más grande que Sommarøy, también es pequeñita, de unos dos kilómetros cuadrados, con una pequeña zona residencial en su parte llana.

En la isla destaca la montaña que ocupa la mayor parte de su extensión y que es bastante alta en comparación al resto del entorno. Aquí hay casas grandes y bonitas, algunas incluso con tejados de hierba como los tradicionales, hechos para aislar del frío.

Vistas de la isla de Hillesoy en los fiordos árticos de Noruega
Isla de Hillesøy

Hillesøy está conectada a Sommarøy por un pequeño puente, menos espectacular que el que une Sommarøy a Kvaløya. Llegados a este punto, ya solo nos quedaba regresar a Tromsø tras haber visitado los fiordos noruegos.

Grabados rupestres de Skavberget

Uno de los grabados rupestres de la granja de Skavberget

Nuestra última parada la hicimos de nuevo en Kvaløya, junto a unos grabados rupestres muy cerca de Hella, los conocidos como grabados rupestres de Skavberget.

Son varios grupos de figuras en distintos niveles y se cree que representan figuras como alces, focas, peces y renos, entre otras. Aunque nosotros no pudimos ver más que un grupo de figuras, en otros dos grupos se representan figuras humanas con unos instrumentos muy curiosos en las manos, así como figuras geométricas.

Conjunto de figuras rupestres que representan animales en Noruega
Grabados rupestres de Skavberget

Se cree que las figuras datan de finales de la Edad de Piedra, hace unos 7000 años, y están grabadas en una pared vertical de roca.

✅ A mí me encantan los petroglifos y pinturas rupestres. Nosotros tenemos un montón de petroglifos en la provincia de Pontevedra. También vimos pinturas rupestres en lugares como el Abrigo del Castillo de Monfragüe.

Qué llevar a la ruta por los fiordos árticos de Noruega

Qué llevar a una excursión por los fiordos árticos en Noruega: ropa térmica y de lana

Si decides hacer esta excursión en invierno, como nosotros, te recomendamos que lleves lo siguiente:

  • Guantes y gorro
  • Ropa interior y calcetines de lana
  • Ropa exterior impermeable y cortaviento
  • Cámara de fotos con varias baterías

Si vas en una excursión como la que hicimos nosotros, seguramente te darán comida y algo calentito para beber. Tampoco está de más llevar algún snack o tentempié para el camino.

Te aconsejamos también que consultes nuestra guía de viaje a Tromsø, donde damos más detalles sobre todo lo necesario para tu visita a la región.

Un grupo de renos pasta sobre la nieve cerca de Tromso

Otras excursiones desde Tromsø:

¿Qué te ha parecido nuestra ruta por los fiordos árticos del norte de Noruega? Si tienes alguna duda sobre la excursión puedes escribirnos, y también puedes dejarnos tu experiencia en comentarios.

Llévate un 7% de descuento en tu SEGURO de parte de Nunca sin viaje.
⭐️ ¡RESERVA AQUÍ TU SEGURO! ⭐️

Nota: este artículo contiene enlaces de afiliados. Si reservas a través de ellos, yo obtendré una pequeña comisión, pero tu precio final será el mismo. Todo lo que recomendamos son opiniones personales y gracias a ello, nos ayudas a mantener este blog.

Avatar de Raquel Lugo

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad