Qué ver en Tromsø: lugares imprescindibles y opciones cerca

Una de las razones por las que escogimos esta ciudad para nuestra incursión por el Ártico noruego fue la oferta turística y las posibilidades que ofrece. Te contamos qué ver en Tromsø y alrededores cuando no estás observando las auroras boreales.

Una de las cosas imprescindibles que ver en Tromso son las vistas desde el mirador en lo alto del teleférico
Vistas de la ciudad desde lo alto del teleférico

Excursiones en Tromsø

Si vas a pasar varios días en la ciudad, te recomendamos que hagas alguna actividad en los alrededores, porque Tromsø es pequeña. En nuestra guía de viaje a Tromsø te contamos todo lo que necesitas saber para organizar tu visita.

Las actividades que hicimos nosotros en Tromsø durante nuestras visitas fueron las siguientes:

Cazar auroras boreales

Excursión que hicimos para ver las auroras boreales en Noruega
Una aurora boreal en los alrededores de la ciudad

No nos engañemos: nosotros viajamos a Tromsø para ver las auroras boreales, así que reservamos un par de excursiones que nos llevaron lejos de las luces de la ciudad para poder verlas mejor.

Si quieres saber al detalle cómo maximizar tus oportunidades de ver auroras, tienes que consultar nuestra guía para ver auroras boreales en Noruega.

Ver la aurora boreal en Tromsø es una de las experiencias más fascinantes que se pueden hacer en la ciudad, pero no es la única.

✓ Recuerda que en Tromsø puedes ver la aurora boreal en invierno (de septiembre a abril) y el sol de medianoche en verano (de mayo a julio). Según la época del año en la que viajes a esta zona del Ártico, las actividades que podrás practicar serán diferentes.

Ver orcas y ballenas jorobadas

Una orca cerca de la costa de Noruega
Una orca que vimos durante la excursión

Entre noviembre y enero es posible salir en barco hacia el norte y tratar de ver orcas y ballenas jorobadas en las aguas que rodean Skjervøy.

Las orcas se desplazan hasta aquí para cazar arenques en la temporada de invierno, así que pasan unos meses en la zona.

✓ Durante nuestro viaje vimos varias empresas que no practicaban turismo responsable con los animales y se acercaban muchísimo, bloqueando el paso de las ballenas y obligándolas a sumergirse para escapar. Por favor, no fomentes este tipo de comportamientos.

✅ Si quieres hacer una salida para ver orcas y ballenas de forma ética, te recomendamos que lo hagas con esta excursión, que fue la que hicimos nosotros, en la que vas con un barco híbrido eléctrico. Respetan los espacios y tiempos de las ballenas, al mismo tiempo que proporcionan información a los visitantes durante la travesía.

Excursión a las islas y fiordos cercanos

Excursión a los fiordos de Tromso: un paisaje nevado con un fiordo al fondo
Uno de los fiordos que vimos durante nuestra excursión

De esta excursión esperábamos poco, la verdad, y nos llevamos una enorme sorpresa porque nos pareció imprescindible. Visitamos la vecina isla de Kvaløya y la pequeña isla de Sommarøy, pasando por varios fiordos rodeados de montañas nevadas, playas, lagos helados, grupos de renos, petroglifos…

Si te apetece hacer la misma excursión que hicimos nosotros, puedes reservarla en este enlace. ¡Absolutamente recomendada!

Te recomendamos que reserves un seguro de viajes, ya que las condiciones del clima y del terreno son algo complicadas, sobre todo en invierno. Te dejamos un descuentillo para que reserves:

Llévate un 7% de descuento en tu SEGURO de parte de Nunca sin viaje.
⭐️ ¡HAZ CLIC EN LA IMAGEN! ⭐️

Si tu idea es visitar Tromsø por libre, te dejamos aquí una lista con los lugares que puedes conocer por tu cuenta y con los que puedes organizar una estancia de varios días en la ciudad.

✓ Te recomendamos que te descargues la aplicación de la empresa de autobuses urbanos de Tromsø para comprar los billetes y moverte libremente. A bordo solamente se puede pagar con dinero en efectivo.

Vengas en verano o en invierno, Tromsø tiene encanto por sí misma y es una ciudad que merece la pena conocer. Te contamos los lugares que visitamos en Tromsø que más nos gustaron:

Subir al Cable Car, el teleférico de Tromsø

Parte alta del teleférico de Tromso, donde llega la cabina entre la nieve
Teleférico de Tromsø

Si hay un lugar que creemos que tienes que ver en Tromsø, es precisamente el paisaje que se obtiene desde lo alto del teleférico, instalado en 1961 y conocido como Fjellheisen.

La ciudad de Tromsø está situada en una isla, Tromsøya, con dos puentes que la unen por un lado al continente y por otro a la isla de Kvaløya. En los alrededores, fiordos, islas y montañas componen un paisaje con una belleza difícil de describir con palabras.

Vistas de la isla de Tromsoya y la ciudad de Tromso desde el teleférico
Vistas de la ciudad de Tromsø desde la montaña

Es posible subir al teleférico de día o cuando ya ha anochecido, para disfrutar del paisaje y de las auroras boreales en invierno a 421 metros de altura.

Nosotros lo tuvimos claro: lo primero que hicimos al llegar a la ciudad (después de ver las auroras boreales en Tromsø, claro) fue subir hasta la cima del teleférico. El trayecto es cortito, sobre unos cuatro minutos, pero el teleférico es acristalado y las vistas son preciosas.

Vistas desde el teleférico de Tromso, uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad
Vistas desde el interior de la cabina del teleférico

✓ Nosotros fuimos relativamente temprano y no había ninguna cola. Ya hacia el mediodía aquello se llenó de gente y había una fila enorme para subir.

En la cima del teleférico puedes seguir caminando hacia la montaña de Fløya, aunque no te lo recomendamos con nieve a menos que lleves crampones. Subas o no subas, las vistas de la ciudad te dejarán sin aliento. Hacia arriba, el pico de la montaña de Tromsdalstinden destaca en el paisaje ártico y escarpado con sus 1238 metros de altura.

Tomás frente a la montaña de Tromsdalstinden en un paisaje completamente nevado
Montaña de Tromsdalstinden

En lo alto hay un restaurante que siempre está abarrotado, un mirador por encima del teleférico y otro algo más alejado, con una de las vistas más impresionantes de la ciudad.

Si vas en verano y te apetece, puedes subir a la montaña caminando, sin usar el teleférico, por una zona boscosa, aunque aviso que es empinadillo. El comienzo de la ruta está en este punto.

Camino hacia el teleférico por las calles nevadas de la ciudad

✓ Para llegar al teleférico se puede tomar un bus en el centro de Tromsø, o también puedes ir a pie, atravesando el puente de Tromsø para disfrutar de las vistas, como hicimos nosotros. Eso sí: ¡prepárate para un viento helado!

El teleférico de Tromsø es uno de los lugares favoritos de los turistas para ver las auroras boreales, aunque hay que tener en cuenta que ahí arriba hace mucho frío y viento, excepto dentro del restaurante.

Puente de Tromsø

Puente de Tromso
Puente de Tromsø

Otro de los lugares icónicos que tienes que ver en Tromsø es el puente que une la isla de Tromsøya con la zona continental de la ciudad. Y es que el panorama del puente con la Catedral del Ártico al fondo y el teleférico al frente es una de las fotografías más icónicas de Tromsø.

El puente de Tromsø se inauguró en 1960, facilitando así el acceso a Tromsø por carretera. Hasta ese momento, había que llegar a Tromsø en barco. Hoy en día existe también un túnel submarino algo más al norte, inaugurado en la década de los 90, que une igualmente Tromsø con tierra firme.

El puente de Tromso durante la noche
Panorámica del puente por la noche

Este puente parte de las inmediaciones del puerto, es decir, muy cerquita del centro de la ciudad, y atraviesa el estrecho de Tromsøysundet hasta desembocar muy cerca de la famosa iglesia, en el barrio de Tromsdalen.

El puente no solo tiene carretera para los vehículos, sino que también se puede cruzar andando, que es lo que hicimos nosotros a pesar del frío. Mide 1036 metros, es decir, poco más de un kilómetro de largo. Con un poco de suerte, verás pasar algún barco por debajo.

Catedral del Ártico

La catedral del Ártico, uno de los principales puntos de interés de Tromso
Catedral del Ártico

El otro elemento inconfundible del paisaje de Tromsø es la conocida como Catedral del Ártico. Y es que esta iglesia es el elemento fundamental del paisaje desde el puerto y el centro de la ciudad.

El auténtico nombre de este edificio tan curioso es iglesia de Tromsdalen y se construyó en 1965. Si cruzas el puente de Tromsø, la Catedral del Ártico será lo primero que veas en la otra orilla. Es realmente fotogénica, ya sea desde la distancia o desde cerca.

La catedral del Ártico desde el puente

A decir verdad, nosotros no entramos porque el precio de la entrada nos pareció un poco caro y consideramos que era más bonita desde fuera que desde dentro. Si te apetece entrar, te dejamos aquí los precios

La Catedral del Ártico tiene una forma muy curiosa, diseñada por el arquitecto Jan Inge Hovig. Está construida con 11 paneles de hormigón y la fachada es una vidriera atravesada por una cruz de arriba abajo. La iglesia se utiliza también como sala de conciertos.

Nos comentaron que la forma de la iglesia está inspirada en la isla de Håja, que puedes ver si haces una pequeña excursión como esta que te lleve a la isla de Sommarøy.

Vistas de la parte trasera de la catedral del Ártico

Como curiosidad, decirte que la Catedral del Ártico no es en realidad una catedral, sino que el título es más un apodo. La verdadera catedral de Tromsø se encuentra en el centro de la ciudad, junto a la calle Storgata.

✓ Recuerda que se trata de una iglesia luterana, no católica.

El momento en el que la Catedral del Ártico luce más bonita es por la noche, con el paisaje urbano y las luces alrededor. Si quieres obtener una foto espectacular de esta panorámica, junto con el puente, el mejor lugar para hacerlo es la zona del puerto.

Puerto de Tromsø

Vistas del puerto de Tromso desde el puente
Vistas del puerto desde el puente

Una de nuestras zonas favoritas para pasear en la ciudad son los alrededores del puerto de Tromsø. Desde aquí se obtienen unas vistas increíbles del barrio de Tromsdalen, de la Catedral del Ártico y del teleférico. No puedes olvidarte de volver de noche, porque es todavía mejor.

Los alrededores del puerto de Tromsø están llenos de casas de madera de estilo nórdico, restaurantes e incluso museos. Desde aquí salen las excursiones para ver orcas y ballenas y las que ofrecen cenas para ver auroras boreales en barco.

Varios barcos amarrados en el puerto de Tromso con el atardecer al fondo
Puerto de Tromsø

✅ Aquí se encuentran también algunos de los hoteles mejor ubicados de la ciudad, como el Scandic Ishavshotel, que además tiene unas vistazas.

Muy cerca se encuentran también algunos de los museos que puedes visitar en Tromsø, como el museo dedicado a los trolls o el Polar Museum o Museo Polar, situado en la que puede ser la casa de madera más antigua de la ciudad y que es a la vez uno de los edificios más icónicos junto al puerto.

The Polar Museum o Museo Polar de Tromsø

Edificio de la antigua aduana que alberga el Museo Polar de Tromso
Edificio del Museo Polar

Para nosotros, uno de los dos museos imprescindibles que visitar en Tromsø (luego te contamos cuál es el otro) es el Museo Polar, situado en la zona de Skansen.

Es un museo dedicado a mostrar la vida en el Ártico, las expediciones polares, la caza de focas y osos…

El museo se inauguró en 1978 y tiene salas dedicadas al explorador Roald Amundsen o a Willem Barentsz, a la primera expedición del Fram o a la vida en Svalbard.

Esqueleto de una morsa en el Museo Polar de Tromso

El recorrido avanza poco a poco por la casa de madera entre focas disecadas, osos polares y esqueletos de morsas que dan algo de grima, pero sirven para hacerse una idea de las condiciones de vida en el Ártico.

Nos pareció especialmente interesante la zona dedicada a Roald Amundsen, un personaje con muchísima relevancia en las exploraciones árticas y que en Noruega es considerado héroe nacional.

Amundsen realizó numerosas expediciones, tanto por mar como por aire, al Ártico y a la Antártida. El Museo Polar contiene objetos y fotografías que relatan su vida y sus aventuras.

Una de las salas de exposiciones de Museo Polar

✓ Roald Amundsen tiene una estatua dedicada a su persona en una de las plazas más importantes de Tromsø.

Uno de los principales atractivos del museo es el edificio, unas antiquísimas instalaciones de madera que se remontan a 1800 y fueron una vez propiedad de la autoridad aduanera de Tromsø. Hoy en día están protegidas como Patrimonio Cultural.

✓ Junto al Museo Polar hay un montículo de tierra que fue antes una fortaleza con más de 750 años de antigüedad.

Arctic University Museum of Norway

Tomás observa una de las vitrinas del Arctic University Museum of Norway

El otro museo que para nosotros es imprescindible visitar en Tromsø es el Arctic University Museum of Norway, también conocido simplemente como Museo de Tromsø. Nosotros fuimos un poco por hacer tiempo y acabamos pasando allí casi toda la mañana.

El museo tiene exposiciones interactivas sobre naturaleza, fauna, geología, auroras boreales y la vida de los sami.

Nada más entrar en la zona dedicada a la zoología te recibe el esqueleto de un enorme zifio. La exposición está acompañada por pantallas interactivas con encuestas y preguntas.

Una de las salas del Arctic University Museum of Norway
Sala sobre geología

Nos pareció muy curioso poder recrear un terremoto en la sala dedicada a la geología, donde también había fósiles y exposiciones sobre la formación de la Tierra. Nos llamó mucho la atención una muela de mamut en uno de los expositores.

En la sala dedicada a las auroras boreales descubrimos un dato muy curioso: antiguamente se creía que si agitabas una bufanda blanca, las auroras se verían más fuertes.

Sala del Arctic University Museum of Norway dedicada a las Auroras Boreales
Sala dedicada a las auroras boreales

En la sala dedicada a los sami descubrimos su nación, que ellos conocen como Sápmi, y podemos ver distintos elementos de su cultura. Los sami tienen su nación distribuida por el territorio de Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia, y en Noruega son los encargados de las granjas de renos del país.

✓ Sápmi se considera una nación sin fronteras nacionales, con una lengua y cultura común. Viven más de 50.000 samis en Sápmi.

Un barco sami en el Arctic University Museum of Norway
Una embarcación sami

Una sala que nos pareció que no encajaba mucho en un museo tan científico e interactivo era la que alberga objetos de arte eclesiástico medieval y del siglo XVIII. Es como si de repente hubiésemos cambiado de museo…

Está situado en el sur de la isla, rodeado por un bonito bosque que se puede recorrer tanto en invierno como en verano, siempre que la nieve lo permita. Nosotros, como estábamos alojados en este apartamento, decidimos ir caminando hasta allí entre árboles nevados.

✓ Si vas a visitar los dos museos, puedes solicitar un billete combinado más económico para entrar en ambos.

Playa de Telegrafbukta

Una pareja sentada en un banco en la playa de Telegrafbukta con el cielo nocturno de fondo
Playa de Telegrafbukta

Si visitas Tromsø, seguramente escucharás el nombre de la playa de Telegrafbukta hasta en la sopa. Y la razón es sencilla: es uno de los mejores lugares de la ciudad para ver auroras boreales sin tener que salir de la isla.

Durante el verano, la playa tiene una pequeña zona de arena y está rodeada de un área verde en la que puedes hacerte una merienda al aire libre.

Montañas cubiertas de nieve que se pueden ver desde la playa de Telegrafbukta
Vistas desde la playa de Telegrafbukta

Si vas en invierno, ten en cuenta que la playa está completamente cubierta por la nieve, que llega hasta la orilla. Incluso así, hay bancos y mesas de merendero y las vistas hacia la otra orilla son impresionantes, tanto de día como de noche.

La playa de Telegrafbukta tiene acceso muy sencillo en autobús urbano. Nosotros estábamos alojados al lado e íbamos a pie cada noche.

Folkeparken

Muy cerca de la playa de Telegrafbukta, se encuentra el Folkeparken. Este parque/museo folclórico al aire libre puede ser buena idea para pasear en verano, pero está cerrado en invierno. Nosotros no pudimos visitarlo. Te dejamos aquí la web, por si te interesa.

Polaria

Edificio de Polaria
Edificio de Polaria

En el caso de Polaria, nuestra recomendación es que te acerques a ver el edificio porque tiene una forma muy curiosa, pero la entrada ya la dejamos a tu criterio y te contamos el porqué.

Polaria es un acuario en el que entrenan y tienen cautivas focas que exhiben a los visitantes. Por esta razón, como no se ajustan al turismo responsable con los animales que nos gusta practicar, no hemos entrado y solo hemos visto el edificio por fuera.

El edificio de Polaria es otro de los elementos representativos del panorama de Tromsø, con su forma tan particular. Está formado por bloques de hormigón que representan el efecto que produce el hielo al chocar contra la orilla, desmoronándose.

MS Polstjerna

Cúpula de cristal que alberga el barco Ms Polstjerna de Tromso

Junto al edificio de Polaria se encuentra un curioso invernadero de cristal que alberga un antiguo barco de 1949 empleado para cazar focas. El nombre del barco, que traducido significa Estrella Polar, no refleja para nada su finalidad: y es que el barco zarpó durante 33 temporadas por el hielo y se cazaron con él más de 97.000 focas. Su último viaje para cazar se realizó en 1981.

✓ Cuando visitamos nosotros la ciudad de Tromsø el MS Polstjerna estaba cerrado, así que solo pudimos verlo desde fuera.

Calle Storgata

Storgata, la calle principal de Tromso, iluminada al atardecer
Calle Storgata

Es la calle principal de Tromsø, en la que se concentran restaurantes, tiendas de souvenirs y rinconcitos preciosos. La calle gana en encanto al anochecer, cuando se encienden las luces.

Tiene un tramo peatonal que te recomendamos fervientemente que recorras (y que entres en todas las tiendas). Cuando los tejados están cubiertos de nieve y las luces navideñas están encendidas, entonces te sientes que estás en un cuento de Navidad.

Vistas de la calle Storgata con nieve

Por ponerle una pega, tal vez los locales sean muy “para turistas”, con artículos como piel de reno o salchichón de ballena a la venta, pero sigue siendo un sitio precioso. En sus inmediaciones encontrarás también la catedral de Tromsø y el autoproclamado como bar más pequeño del mundo.

Catedral de Tromsø

Uno de los laterales de la catedral de Tromso, rodeada de nieve
Catedral de Tromsø

Esta iglesia de 1861, a diferencia de la Catedral del Ártico, sí es una auténtica catedral, en este caso de la Iglesia de Noruega, que es luterana.

Es una bonita iglesia de madera situada en un parque en el centro de la ciudad, el Kirkeparken. El parque es un antiguo cementerio que se utilizó para enterramientos hasta la primera mitad del siglo XIX, cuando se transformó durante la construcción de la catedral. De hecho, se conservan todavía algunas tumbas muy interesantes en uno de los laterales.

Tumbas junto a la catedral de Tromso

El parque que rodea la catedral fue remodelado en 2017 para convertirlo en una zona de paseo. Durante las obras se encontraron tumbas de finales de la Edad Media.

La iglesia está junto a la calle Storgata, la principal calle de la ciudad, en uno de los rincones más bonitos de Tromsø, tanto de día como de noche. No siempre está abierta, por lo que recomendamos consultar el horario en el panel lateral para poder visitarla por dentro.

Calles junto a la catedral de Tromso

✓ En la iglesia también se realizan eventos como conciertos nocturnos, sobre todo en invierno. Puedes consultar el programa en los paneles junto a la iglesia.

Catedral católica de Nuestra Señora de Tromsø

Seguimos con catedrales: si ya hemos hablado de la catedral que no es catedral y de la catedral luterana, ahora te contamos sobre la catedral católica o Catedral de Nuestra Señora de Tromsø.

Catedral católica de la ciudad

Es una iglesia de madera muy pequeñita en comparación con la catedral luterana o cualquier otra catedral a la que estemos acostumbrados. De hecho, a simple vista parece una versión en pequeño de la catedral luterana.

Es de 1861, muy sencilla y que casi pasa desapercibida en su ubicación en la plaza Erling Bangsunds. El interior es también muy sencillo. Sin embargo, posee el privilegio de ser el obispado católico más septentrional del mundo.

✓ Un poco más arriba se encuentra el palco de música y la estatua dedicada al rey Haakon.

El bar más pequeño del universo

Gente haciendo cola para comer en el bar más pequeño del universo
Gente esperando para comer en el bar

En la calle Storgata, frente a la plaza donde se sitúa la estatua que homenajea al Cazador Ártico, haciendo esquina con la plaza Erling Bangsunds, se encuentra el que se autoproclama “bar más pequeño del universo”.

El Raketten Bar, que recibe su nombre por su apariencia de cohete, es un kiosko diminuto de color amarillo en el que sirven perritos de carne de reno y vino caliente, entre otras comidas “típicas”. La gente literalmente hace cola delante del local para comerse uno de los perritos, más por la gracia que por otra cosa.

Según dicen, este es el bar más pequeño del universo y se encuentra en Tromso

Junto al kiosko ponen un cartelito escrito a pizarra en el que cuentan la historia de la fundación del local: en 1911, Margit Lokke creó este negocio que sobrevivió a varios incendios en la ciudad y es ahora un pequeño símbolo urbano.

Tal y como nos cuentan, en Tromsø había muchos kioskos como este, aunque el pequeño bar es el único que llegó a nuestra época.

La biblioteca pública de Tromsø

Edificio de la biblioteca pública de Tromso iluminado por la noche
Edificio de la biblioteca

La verdad es que Tromsø tiene unos cuantos edificios modernos que destacan por su arquitectura. Este es el caso también de la biblioteca, una construcción que fue antes un cine y que tiene una curiosa forma de arcos. Nosotros la encontramos de casualidad y nos llamó muchísimo la atención.

El edificio de la biblioteca pública de Tromsø es todo acristalado y tiene enormes ventanales que permiten ver del interior al exterior y viceversa. Cuando cae la nieve, esta se desliza por los laterales del tejado metálico, inclinados para canalizarla hasta el suelo.

La biblioteca está situada en el centro de la ciudad, no muy lejos de Storgata y la plaza donde se sitúa el palco de música.

Palco de música de la ciudad
Palco de música de la ciudad

Blue Vision

Si te interesa el proceso de cría en cautividad de salmón en Noruega, puedes visitar la exposición de Blue Vision, en el segundo piso del edificio Kystens Hus.

Es una exposición pequeñita, en pantallas táctiles, pero muy interesante si te gusta el tema y quieres aprender sobre los procedimientos, las enfermedades y los retos a los que se enfrenta la cría de salmón para el consumo. La entrada es gratuita.

✓ En el edificio también es posible degustar platos relacionados con el mar en la planta baja, en uno de los restaurantes.

Qué ver en los alrededores de Tromsø

La ciudad de Tromsø es pequeñita, pero sus alrededores son una explosión brutal de naturaleza en su máximo esplendor. Estos son los lugares cercanos que puedes visitar durante tu estancia en el Ártico:

Alpes de Lyngen y fiordo de Lyngen

Montañas nevadas en los alpes de Lyngen, en Noruega

Si vienes en invierno y te gusta esquiar, la zona cercana de los Alpes de Lyngen es la región favorita de los lugareños. Recuerda que aquí les gusta practicar esquí freeride o fuera de pista, por lo que hay que tener muchísima precaución con las avalanchas y es aconsejable ir siempre con guía. Puedes consultar esta página para conocer las últimas actualizaciones.

Si vienes a Tromsø en verano, la zona del fiordo de Lyngen o Lyngenfjord es ideal para hacer excursiones de senderismo por montañas con vistas impresionantes sobre el mar.

Isla de Kvaløya e isla de Sommarøy

Uno de los pueblos de la isla de Kvaloya
Uno de los pueblos de la isla de Kvaløya

Son las dos islas más cercanas a Tromsø y es posible visitarlas tanto en verano, como en invierno.

La mayor de las dos es Kvaløya, que está unida a Tromsø por un puente. Aquí se pueden visitar fiordos, lagos, playas, montañas e incluso petroglifos. Los paisajes de esta isla nos parecieron alucinantes en invierno y suponemos que lo serán también en verano, con todo verde en lugar de blanco.

Sommarøy está unida a Kvaløya también por un puente y es mucho más pequeñita. Situada a 57 kilómetros de Tromsø, se puede llegar allí en coche.

✅ Como nosotros no queríamos conducir en pleno invierno por el hielo y por las posibles avalanchas, preferimos que nos llevasen y así estar más tranquilos. La excursión que hicimos fue esta.

Qué ver en Tromsø en 3 días en invierno

Hay muchas cosas que hacer en Tromso en invierno: subir al teleférico es una de las principales

Si vas a pasar tres días en Tromsø en invierno, que es lo que suele hacer la gente, puedes hacer varias actividades emocionantes: auroras, orcas y ballenas, fiordos… Aquí va nuestra propuesta:

  • Día 1: subir al teleférico por la mañana para disfrutar de las vistas de Tromsø, visitar la Catedral del Ártico y disfrutar de algún café calentito en el centro de la ciudad. Por la noche hacer una excursión para ver auroras boreales (de septiembre a abril).
  • Día 2: excursión para ver los fiordos noruegos y conocer las islas de Kvaløya y Sommarøy. Intentar ver las auroras boreales en Telegrafbukta o alguno de los otros puntos de observación de la ciudad.
  • Día 3: excursión para ver ballenas (entre noviembre y enero) o recorrer a pie la ciudad y visitar alguno de los museos de Tromsø, como el Polar Museum o el Arctic University Museum of Norway.
Unos senderistas suben por una montaña junto a Tromso

Qué ver en Tromsø en 3 días en verano

Aunque no hemos estado en esta época del año, nos imaginamos que Tromsø en verano tiene que tener un aspecto completamente diferente al que le conocemos nosotros. Aquí van nuestras propuestas con actividades para hacer:

  • Día 1: Subir al teleférico para aprovechar las vistas de Tromsø con el sol de medianoche (de finales de mayo a finales de julio). Aprovechar para pasear en lo alto de la montaña o seguir subiendo hacia los picos más altos. Visitar al bajar la Catedral del Ártico.
  • Día 2: Hacer senderismo por alguna de las montañas cercanas a Tromsø, como son las de la isla de Kvaløya o los Alpes de Lyngen. También puedes acercarte al lago de Prestvannet, que en invierno está helado, pero en verano es una buena zona para pasear. Recorrer algún fiordo en kayak también puede entrar en tus planes.
  • Día 3: Conocer a fondo la ciudad y visitar nuestros dos museos favoritos de Tromsø, el Polar Museum y el Arctic University Museum of Norway, así como Folkeparken.
Uno de los museos que se pueden visitar en Tromso

Otras actividades que hacer en Tromsø

Según la época del año, también podrás hacer actividades como senderismo con raquetas de nieve, visita a un campamento sami, esquí de fondo o ruta en barco por los fiordos.

Si te interesa el tema, también es posible visitar una antigua cervecería, la Ludwig Mack Brewhouse, o el pub más antiguo de Tromsø, el Olhallen.

En verano puede ser buena idea visitar el jardín botánico alpino de Tromsø. La oferta varía según el mes en que vayas y es mayor en los meses de temporada alta (a partir de diciembre).

¿Qué te ha parecido nuestra ruta por todo lo que ver en Tromsø? Estamos seguros de que, vayas en invierno o en verano, la ciudad no te decepcionará.

Nota: este artículo contiene enlaces de afiliados. Si reservas a través de ellos, yo obtendré una pequeña comisión, pero tu precio final será el mismo. Todo lo que recomendamos son opiniones personales y gracias a ello, nos ayudas a mantener este blog.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad