Visita a las minas de Mazarrón

¿Qué tendrán las ruinas que nos fascinan tanto? A Tomás y a mí nos encantan. Evocan tiempos pasados; momentos de esplendor en los que las costumbres y las necesidades eran otras. Nos recuerdan el imparable paso del tiempo, el olvido en el que caemos cuando transcurren los años y quedamos atrás. Nos gusta imaginarnos las vidas de aquellos que pasaron por esos lugares antes que nosotros; preguntarnos por qué se fueron, qué les hizo abandonar los lugares que antes habitaban. Por eso, decidimos visitar las minas de Mazarrón.

✅ ¿Te gustan las ruinas? ¿Has visitado ya los templos de Angkor?

Los Perules en Mazarrón

Minas de Mazarrón: visita

Si buscamos ruinas fascinantes, la Región de Murcia tiene mucho que decir. En concreto, el municipio de Mazarrón. Este lugar, conocido actualmente como centro turístico y destino de playa, esconde una joya que muchos pasan por alto: su coto minero abandonado. Un lugar hostil, con colores fascinantes, ambiente de película apocalíptica y muchas historias que contar. Si ya de por sí las minas son lugares que nos evocan sentimientos de aprensión (solemos imaginar la vida dura de sus trabajadores, el esfuerzo, los posibles peligros de estos trabajos), imaginaos entonces unas minas abandonadas…

Historia de las minas de Mazarrón

La historia de Mazarrón está irremediablemente ligada a la actividad minera de la zona. Ya en la época romana, la región donde se sitúa el actual pueblo de Mazarrón era un centro minero. De las minas de la zona se extrajo plata, hierro, plomo, cobre, almagra y alumbre. Los colores de las minas de Mazarrón no engañan, y hoy en día todavía son clara evidencia de la riqueza mineral del suelo.

Colores de las minas de Mazarrón

En los siglos XIX y XX se alcanza una gran etapa de esplendor gracias a la nueva explotación de las minas romanas de mano de empresas como Compañía de Águilas o Unión. Esta época dorada comenzó en 1880, con la inversión de empresas extranjeras.

Visitar las minas de Mazarrón

En la actualidad, es posible visitar las minas abandonadas de Mazarrón por tu propia cuenta. El coto minero del Cerro San Cristóbal y Los Perules regala bellísimas imágenes con sus edificios derruidos, sus tonalidades surrealistas y su decadencia general. Los tonos ocre, rojo, gris y morado casi te hacen creer que estás en otro planeta.

A la hora de hacer la visita, hay que tener en cuenta que se trata de un terreno abandonado y puede entrañar peligros, por lo que hay que caminar con atención. Existen pozos sin señalizar y terraplenes, además de edificios en ruinas.

Ruta por las minas

La mejor manera de visitar las minas abandonadas de Mazarrón es dejarse llevar. Nosotros tardamos aproximadamente tres horas en recorrer el conjunto con calma. Es importante no salirse de los senderos de tierra que daban servicio a las minas, porque el terreno fuera de ellos es inestable.

Sendero por las minas

Empezamos ascendiendo por el sendero que sale de la carretera. Lo primero que nos encontramos a la derecha del camino es un enorme terraplén de colores amarillentos. En este punto ya nos podemos hacer una idea de lo que vamos a encontrar en las minas abandonadas de Mazarrón: colores que parecen de otro planeta.

Ruta de entrada a las minas de Mazarrón

Hay edificaciones tanto a izquierda como a derecha. El primer grupo de edificaciones lo encontramos a nuestra izquierda. A la izquierda del sendero nos encontramos unas escaleras medio derruidas que suben hacia uno de los edificios. Podemos caminar sin dificultad entre las edificaciones y observar sus estructuras, completamente desprovistas de puertas y ventanas y cubiertas de grafittis. También podemos seguir entre edificios y ascender un poco hasta llegar a una de las estructuras más singulares del complejo, el castillete de San Simón.

Ruinas de los edificios mineros

Castillete de San Simón

Un castillete es una estructura, en este caso de madera, que soporta las poleas para la extracción. Este castillete, a pesar de los años de abandono, los robos y los actos vandálicos preserva gran parte de su estructura y todavía es posible observar sus gigantescas ruedas dentadas. A pesar de lo apocalíptico de la estampa, en esta zona de la mina vimos un conejo correteando, incómodo por nuestra presencia. Y es que la maleza se ha adueñado de los edificios cercanos, por lo que es un lugar ideal para que estos animales establezcan sus madrigueras… La cantidad de excrementos que fuimos encontrando por el suelo nos hacen pensar que no estaba solo. Todo eso, a pesar de los 45º C que marcaba el termómetro ese día…

Castillete de San Simón

Conjunto San José

A otro lado del sendero, a la derecha, los edificios eran, si cabe, más impresionantes. Decidimos seguir nuestra ruta subiendo por un sendero que serpenteaba por detrás de una antigua chimenea hasta llegar a los edificios. En las paredes de la montaña habían excavado una especie de habitaciones al más puro estilo de cuevas. ¿Para qué servirían? ¿Serían salas de descanso, o tal vez polvorines?

Excavaciones en Mazarrón

Delante del conjunto de edificios principal, una inmensa explanada de tonos amarillos y rojizos con un olor a huevos cocidos bastante reconocible. Seguramente, durante el invierno se inunda formando las famosas pozas rojas que se pueden ver en muchas fotos de las minas de Mazarrón. Ahora el suelo estaba seco y agrietado, y en algunas zonas nos dio la impresión de que la tierra había secado dejando huecos bajo la superficie, por lo que intentamos evitar permanecer en ellas por si el terreno cedía bajo nuestros pies.

Minas de Mazarrón

En esta zona de las minas de Mazarrón encontramos varios pozos profundos. Tiramos alguna piedra a su interior y tardaba bastante en alcanzar el fondo. Por precaución, decidimos que era mejor no asomarnos.

Pozo de extracción

Seguimos merodeando entre las ruinas y encontramos otra estructura con forma de castillete y las ruinas de un edificio con un logotipo en forma de M, sin duda de la empresa que explotaba la mina en su momento. Sobre nuestras cabezas sobrevolaban los cuervos, que se posaban en las ruinas y graznaban, rompiendo el silencio sepulcral del lugar. En ese momento, casi parecía que estábamos en una película de terror.

Logotipo de las minas

Qué podemos encontrar

En el recinto de las minas abandonadas de Mazarrón nos encontramos con distintas estructuras que en su día formaron parte de la actividad de extracción de mineral. Por eso, encontraremos:

  • Pozos de extracción: los lugares de los que se extraía el mineral.
  • Castilletes: estructuras con forma de torre, metálica, de madera o de mampostería, destinada a soportar las poleas y las jaulas del pozo.
  • Lavaderos de mineral: en estas construcciones se decantaba el mineral.
  • Enormes chimeneas: para la extracción de humos.
  • Tolvas: en ellas se recogía y depositaba el mineral.
  • Balsas de decantación

También encontraremos gran cantidad de edificios que en la época de extracción de mineral tuvieron distintas funciones:

  • Fraguas
  • Polvorines: los lugares donde se almacenaban los explosivos.
  • Salas de máquinas: se situaban junto a los castilletes para alojar la maquinaria que hacía funcionar las jaulas.
  • Hornos de calcinación
  • Salas de calderas
Chimenea de las minas

Datos a tener en cuenta

En verano, las temperaturas pueden ser muy altas (nosotros llevábamos una pequeña estación meteorológica y marcaba 46 grados al sol). En el recorrido por las minas de Mazarrón hay muy poca sombra, por lo que es necesario protegerse del sol e hidratarse con frecuencia. Yo estuve a punto de sufrir un golpe de calor, con un fortísimo dolor de cabeza y sensación de confusión. Es fundamental prestar atención a los síntomas y tomar medidas rápidas en caso de sospecha de insolación.

En invierno se producen grandes charcas por las lluvias. Seguro que habréis visto fotografías con pozas rojas casi surrealistas en las canteras de Mazarrón. En verano se secan, generando grandes grietas en el terreno, que puede ser inestable. Durante el invierno, con el agua de lluvia, la ruta por las minas abandonadas de Mazarrón puede volverse resbaladiza.

Escombros de las minas

Los edificios están en un estado terrible de abandono; de ahí su encanto. Son muy fotogénicos, pero también pueden ser peligrosos. Hay que tener cuidado con los escombros. También hay que evitar los pozos, pues algunos están sin señalizar y son muy profundos. Hay zonas en las que también hay agujeros en el suelo por culpa de las lluvias y los desprendimientos.

Ruinas de Mazarrón

Qué llevar a las minas de Mazarrón

Calzado cerrado. Yo fui con sandalias y no fue buena idea. Hay partes en las que el terreno es muy irregular y otras en las que la gravilla se desliza bajo los pies, por lo que es mejor llevar zapato deportivo o incluso botas de trekking, si no hace demasiado calor.

Mucha agua para hidrataros si decidís ir en verano, como nosotros. Os aseguro que hace mucho, mucho calor en pleno agosto.

Hay que llevar un sombrero para evitar que el sol incida directamente en la cabeza. En las ruinas hay poca sombra, y hay que tener en cuenta que la que hay se debe a los edificios en ruinas, por lo que no es aconsejable permanecer junto a las paredes. Muchas de ellas tienen grietas en las que cabe un puño, así que hay que tener muchísimo cuidado.

Crema solar, en caso de ir en los meses de calor. El sol aprieta muchísimo y es muy fácil que se produzcan quemaduras en la piel.

Explanada en las minas

Minas Mazarrón: cómo llegar

Para poder visitar las minas tendremos que acercarnos al pueblo de Mazarrón (no confundir con Puerto de Mazarrón), en la Región de Murcia. La forma más sencilla de llegar a la entrada de las minas abandonadas de Mazarrón es abandonar la ciudad por la avenida de la Constitución y estar atentos al lado izquierdo de la carretera, nada más abandonar el pueblo. Hay una pequeña señalización un poco antes, pero es muy fácil que pase desapercibida.

Encontraremos una pendiente de tierra a mano izquierda y, nada más subir por ella, una pequeña explanada abandonada con un cartel bastante antiguo, donde podremos dejar el coche. El lugar está en bastante mal estado, con escombros y, cuando fuimos nosotros, algún que otro mueble abandonado y desvencijado. Tras dejar el coche podemos dirigirnos al cartel, que, aunque está en mal estado, se puede leer en él algo de información sobre las minas abandonadas de Mazarrón y su historia.

De ahí en adelante, seguiremos a pie por un camino de tierra hasta llegar a los edificios en ruinas. No se tarda demasiado en llegar, aunque con el sol intenso de agosto nos pareciese lo contrario. Las coordenadas GPS del punto de acceso desde la carretera y donde aparcamos el coche son las siguientes: 37.602824, -1.322008

Fotos: minas de Mazarrón

Es difícil explicar con palabras todas las tonalidades de color que están presentes en la mina de Mazarrón. Los tonos ocres son omnipresentes, acompañados del rojo, el amarillo e incluso el morado. Los edificios destacan, todavía imponentes, sobre el cielo azul. Como no hay forma de describirlo, lo mejor que podemos hacer es enseñaros unas fotos para que comprobéis por vosotros mismos de qué estamos hablando. ¿Verdad que parece un lugar sacado de otro planeta, de algún apocalipsis o de una película?

Conjunto principal de las minas

Dónde comer y alojarse cerca de las minas

A la hora de buscar alojamiento o restaurantes en la zona cercana al coto minero, tenemos varias opciones en los núcleos urbanos cercanos a las minas de Mazarrón. La primera opción, por supuesto, es Mazarrón. La verdad es que nosotros no encontramos demasiadas opciones y comimos en una cafetería en la avenida principal, que estaba muy concurrida y servía bocadillos, platos combinados y hamburguesas.

Si no os importa alejaros un poco más, a 6 km, y ya en la playa, tenemos más opciones en la localidad de Puerto de Mazarrón, un destino turístico muy popular en Murcia. Al estar en la costa, hay más opciones para aquellos que quieran disfrutar también de la playa.

A poca distancia también tenemos Bolnuevo, que pertenece al mismo municipio y cuenta con un enorme aparcamiento de tierra frente a la playa. Aquí, además, podemos disfrutar de otra de las maravillas de la zona: las Erosiones de Bolnuevo o Gredas de Bolnuevo, uno de los lugares más peculiares de la Región de Murcia debido a sus formas caprichosas.

Erosiones de Bolnuevo

En esta página web tenéis opciones de restauración, y aquí podéis encontrar alojamientos en la zona.

¿Qué os ha parecido la experiencia? ¿Conocíais estas minas abandonadas? ¿Se os ocurre algún lugar parecido en España o en el extranjero? ¡Podéis dejárnoslo en comentarios!

También puede gustarte...

2 Comments

  1. Me encantan las ruinas! Habrá que esperar a que mejore la situación para visitar los templos de Angkor.

    1. Desde luego, aunque visitar las minas de Mazarrón es mucho más asequible y está más a mano!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Usamos cookies propias y de terceros (analíticas). Puedes cambiar la configuración de tu navegador u obtener más info aquí.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar