Pozo do Arco

La provincia de Pontevedra está llena de rincones naturales tan bonitos que te dejan sin aliento. Muchos de los más conocidos se encuentran en la costa, ya que las Rías Baixas son famosas por sus playas y su cultura marinera. Sin embargo, esta región de Galicia tiene también pequeños paraísos tierra adentro. Hoy vamos a enseñaros uno: el Pozo do Arco, en Burgueira, Oia.

¿Cómo llegar a Pozo do Arco?

Este rinconcito mágico se encuentra cerca de Oia, en Burgueira, en el cauce del río Tamuxe. Las coordenadas GPS para acceder son las siguientes: 42°00’37.9″N 8°48’21.7″W.

Río Tamuxe

✔ Si prefieres el mar, puedes consultar nuestro post sobre las islas Cíes o este otro sobre la isla de Sálvora.

Visita al Pozo do Arco

A Tomás y a mí nos encantan las rutas en la naturaleza, y si incluyen cascadas y pozas todavía más. Por eso, al realizar una búsqueda rápida para ver cascadas en la provincia de Pontevedra decidimos que no podíamos dejar pasar la ocasión de visitar la cascada de Pozo do Arco.

Tras el trayecto en coche, para acceder a la zona de cascadas y al área recreativa Pozo do Arco tuvimos que dejar el coche en la entrada de la pista de tierra y seguir los carteles que señalan “Pozo do Arco”. Vimos algún coche aparcado al final de la pista, justo donde empieza la zona recreativa, pero no recomendamos llevarlo hasta allí porque el camino tiene surcos de agua muy marcados y es fácil estropear el coche.

El camino por la pista de tierra nos llevó unos 15 minutos aproximadamente, sin demasiado desnivel. Solo hubo un pequeño cruce en el que tomamos a la derecha (estaba señalizado) y el resto del camino no presentó ninguna dificultad.

Pozo do Arco: puente y pasarelas

Puente del Pozo do Arco

En cuanto llegamos al área recreativa ya nos encontramos con el bonito puente de madera que atraviesa el río. Desde el puente tenemos unas vistas preciosas hacia la poza inferior y hacia el curso del agua que desciende de la parte superior, donde se encuentra una pequeña cascada.

Pasarelas junto al río Tamuxe

Para seguir el recorrido no tenemos más que continuar por las pasarelas. A lo largo de la ruta nos encontramos con bancos donde descansar o sentarnos a disfrutar del paisaje y el sonido del agua. Nos pareció increíble poder disfrutar de ese lugar, rodeados de vegetación como las digitales, esas plantas que me recuerdan tanto a mi infancia.

Molinos

En la ruta del Pozo do Arco encontramos también varios molinos por los que todavía discurre el agua, aunque el mecanismo no esté en movimiento. Si la puerta está abierta, podréis apreciar la estructura interior. Junto a uno de los molinos, además, se aprecia un pequeño muro en el que descansan los restos de alguna antigua piedra de moler, que pasó a mejor vida como una pieza más de la pared.

Cascada en Pozo do Arco

Cascada en Pozo do Arco

Mira que nos gustan las cascadas… Llegados hasta aquí, lo que hicimos fue bajar hasta una de las piedras más grandes y sentarnos en ella para disfrutar del entorno y del ruido de la cascada al caer. Y es que este es un buen lugar para sentarse cerca del agua y hacer un picnic, por ejemplo, o simplemente cerrar los ojos y dejarse llevar por los sonidos de la naturaleza. Claro que yo estuve todo el rato haciendo fotos y probando el efecto del agua con los distintos objetivos de la cámara… No tengo remedio.

Después de estar un buen rato disfrutando de la cascada, seguimos nuestra ruta por la zona subiendo hasta la parte superior y llegando al área donde el cauce del río Tamuxe desaparece entre la vegetación, bajo un enorme tubo de canalización de agua. Aquí, con la corriente más tranquila, aproveché para descalzarme y remojar los pies en el agua helada, mientras los zapateros (Gerris lacustris) caminaban por la superficie a mi alrededor. ¿Conoces estos bichitos? Cuando era pequeña, me encantaba verlos durante mis tardes de verano a remojo en el río.

Encontramos también una pequeña rana escondida en una de las charcas, con la mitad del cuerpo dentro del agua. ¿Qué más podíamos pedir?

La tarde llegaba a su fin, así que decidimos regresar a casa a regañadientes. Tras haber descubierto este lugar increíble, tenemos claro que volveremos en breve, pues está cerca de Vigo.

✅ Descubre qué ver cerca de Vigo en una tarde.

Y si te has quedado con ganas de más, a muy poca distancia en coche llegaremos a las pozas de Loureza, donde también podemos refrescarnos y disfrutar de los ríos y piedras de Galicia.

También puede gustarte...

2 Comments

  1. Un paraje estupendo para disfrutar en estos días de calor!

    1. Pues sí, la verdad es que Pozo do Arco es una cascada de Galicia muy poco conocida pero que se merece una visita. ¡Nosotros tenemos claro que volveremos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Nunca sin viaje (Raquel Lugo)
  • Finalidad: Responder a las consultas o comentarios que realices en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (tú, que me escribes).
  • Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración de tu navegador u obtener más información aquí.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar